Antonio Cortés se negó ayer a articular palabra alguna durante su comparecencia judicial por acabar la vida con su pareja y prima Remedios Cortés. En contraposición a su elocuente relato durante la reconstrucción del crimen, Antonio se negó a prestar declaración. El titular del Juzgado de Violencia contra la mujer número uno de Palma decretó su ingreso en prisión sin fianza.

Los juzgados de Vía Alemania amanecieron ayer blindados con un férreo dispositivo policial. Efectivos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional controlaron escrupulosamente los accesos. Los ánimos estaban encrespados entre los familiares de Reme y su indignación no tardó en aflorar en cuanto vieron aparecer a Antonio Cortés.

«Asesino», «¡Quítate tu la vida!», clamaron los allegados de la víctima. Los agentes de la UPR evitaron que los familiares descendieran la rampa de los juzgados. No obstante, Antonio Cortés pudo escuchar el griterío a sus espaldas mientras traspasaba el umbral de la sede judicial.

Sus familiares se van de la isla

La tremenda brutalidad que empleó Antonió Cortés, de 35 años, el asesino confeso de Reme, para acabar con su vida, el ensañamiento y la agonía a la que la sometió antes de matarla causó un dolor insoportable a los familiares de la víctima, de 32 años. La sombra de una venganza violenta sobre Antonio no paraba de planear.

Pese a que Antonio y Reme eran primos, el brutal asesinato de esta última causó un cisma en la familia. Hasta el punto de que una parte de los familiares de Antonio Cortés decidieron abandonar Mallorca para evitar posibles represalias. Los cuatro hijos que tenía la pareja -de ocho, once, trece y quince años- han quedado bajo la custodia de los abuelos maternos.

Así reconstruye la Policía el crimen de Reme Policía Nacional

La numerosa familia de la pareja se reparte por los barrios de Son Ametler, Son Moix, El Amancer y el poblado de El Hoyo. El brutal crimen de Reme resquebrajó esta unidad familiar. A medida que esta tensión fue en aumento, creció el temor a una posible represalia.

El carácter celoso de Antonio había angustiado a Reme. La convivencia con él se hizo imposible. Pese a los esfuerzos de algunos familiares por evitar que la relación no se truncara, la víctima dio el paso y le puso fin.

La noche del pasado martes, Antonio convenció a Reme para que le acompañara en su coche. En un momento dado, le enseñó a la víctima capturas de su móvil con conversaciones con otro hombre. Ella trató de huir. Pero Antonio le dio alcance y la golpeó una veintena de veces y le clavó un destornillador antes de matarla con una gran piedra.

016, teléfono contra la violencia machista

Si sufres violencia machista o conoces a alguien que pueda estar en esta situación, llama al 016. Es un servicio totalmente confidencial, no deja rastro en la factura y está activo 24 horas, los 365 días del año. Al otro lado responderá un equipo de expertos, capaz de dar asesoramiento en 52 idiomas diferentes. También se puede enviar un correo a la dirección 016_online@igualdad.es