La supresión del plus de residencia de 22.000 euros a los altos cargos fichados de la península no ha gustado nada a Podemos. El partido morado no acepta la modificación, que sólo afecta a cinco cargos suyos, y reclama ahora quitar el complemento para todos los miembros del Govern, incluidos aquellos de Menorca y de Eivissa, para quienes de momento se mantiene. Desde el partido, amenazan incluso con desmarcarse en la votación de los presupuestos y votar a favor de eliminar el plus de residencia a todos los cargos si no alcanza antes un acuerdo con PSOE y Més.

Socialistas y ecosoberanistas recibieron ayer con sorpresa la postura de Podemos, ya que la supresión del plus se había venido negociando las últimas semanas y daban por cerrado el acuerdo y tanto el vicepresidente Juan Pedro Yllanes, como la consellera y secretaria general del partido Mae de la Concha, apoyaron los presupuestos en la reunión del lunes del Consell de Govern. El desmarque del partido morado genera ahora tensión en el Pacto.

Mientras la modificación incorporada en las cuentas supone quitar el plus a cinco cargos repartidos entre las dos consellerias de Podemos y un ahorro para las arcas públicas de 110.000 euros, la propuesta de los morados para extender la retirada total del complemento a todos los altos cargos del Govern afectaría a nueve altos cargos más: siete del PSOE y dos de Podemos. Entre ellos, además de la secretaria general del partido de Pablo Iglesias en las islas, la consellera Mae de la Concha, los consellers socialistas Pilar Costa y Mar Pons. De esta manera, la propuesta se trata de una ofensiva directa al PSOE. 

Sorpresa en PSOE y Més

Casi un año después de que saltara la polémica por el cobro del complemento pensado para menorquines e ibicencos por parte de seis políticos de la península nombrados por Podemos, la consellera de Hacienda, la socialista Rosario Sánchez, anunció el lunes sin demasiada pompa que el Govern rectifica en sus cuentas para 2021 y pagará el plus exclusivamente a aquellos procedentes de Menorca o las Pitiüsas. La medida, sin embargo, topó ayer con el malestar de Podemos y, según fuentes del partido, así se lo hicieron saber ya el lunes el vicepresidente Yllanes y la consellera De la Concha a sus socios.

Según explican desde la formación, una vez eliminado para sus altos cargos de fuera de las islas, no están de acuerdo en que se mantenga el plus para los miembros del Govern procedentes de Menorca y las Pitiüsas y reclaman «suprimirlo para todo el mundo», lo que no aceptan ni PSOE ni Més.

Como alternativa, Podemos plantea seguir la propuesta de la Oficina Anticorrupción y rebajar el complemento a la mitad y obligar a justificar todos los gastos. Una propuesta que, de hecho, según fuentes del Pacto, fue la única que propuso Podemos a lo largo de las negociaciones y que se rechazó por cuestiones técnicas. 

Mientras según Podemos no ha llegado a haber acuerdo con PSOE y Més, socialistas y ecosoberanistas daban el acuerdo por cerrado, especialmente después de que las cuentas, que incluyen la nueva redacción del complemento, se aprobaran el lunes. 

Ahora, los podemitas avisan que si sus socios no aceptan una propuesta en línea con la suya, votarán en contra del artículo 16 de los presupuestos donde se regula el plus, con el objetivo de suprimir el complemento para todos los cargos, incluidos los procedentes de Menorca y las Pitiüsas. Sin embargo, que el sentido del voto de Podemos pudiera tener algún efecto dependería de contar con el apoyo de los partidos de la oposición, y hasta la fecha el PP se ha abstenido en todas las votaciones al respecto.

Plus a la Comisión de Ética

De Podemos, además de los cinco cargos que dejarán de percibirlo y de De la Concha, quien también cobra el plus es la directora general de Innovación de la conselleria de Yllanes, Núria Riera. Precisamente, tal y como adelantó ayer el diario El Mundo y confirmó este diario, la Oficina Anticorrupción ha enviado a la Comisión de Ética el cobro del plus por parte de esta directora general por haber trasladado su residencia a Eivissa a pesar de tener una vivienda en propiedad en Mallorca. El organismo dirigido por Jaume Far denuncia que mientras se aloja en la casa de un familiar, alquila su piso en Palma por 12.000 euros al año. De esta manera, fijar su vivienda en Eivissa le reporta 34.000 euros al año.