Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francesc Antich: «Buscamos fórmulas mejores para conceder amarres por la presión»

«Hay sistemas para la concesión que han dado más problemas. Por ejemplo, los concursos son más objetivos, lo que no significa que lo que se haya hecho estuviera mal, eso no lo sé. Está bajo secreto de sumario»

Francesc Antich: Se están analizando fórmulas para que la concesión de amarres sean "lo más objetivos y claros posibles"

Francesc Antich: Se están analizando fórmulas para que la concesión de amarres sean "lo más objetivos y claros posibles" B. Ramon

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Francesc Antich: Se están analizando fórmulas para que la concesión de amarres sean "lo más objetivos y claros posibles" Virginia Eza

Francesc Antich, expresident del Govern, asumió el pasado 26 de septiembre la presidencia de la Autoridad Portuaria de Balears, después de que su antecesor, Joan Gual de Torrella, fuera cesado por el Ejecutivo balear tras poner su cargo a disposición por la investigación de la Fiscalía Anticorrupción que llevó a su detención y posterior puesta en libertad con cargos. En el transcurso de esta entrevista, Antich no se pronuncia sobre cuestiones que están «bajo sumario», aunque admite que en lo que se refiere a la concesión de amarres hay una «gran presión» y se están analizando fórmulas para que sean «lo más objetivos y claros posibles».

¿En el tiempo que lleva en el cargo ha sacado alguna conclusión sobre las acusaciones que pesan sobre Gual de Torrella?

Todo eso está bajo sumario y yo no puedo hablar de según qué tipo de cuestiones. Eso no quiere decir que no haya una preocupación sobre esta situación. Hemos hablado con el Consejo de Administración para analizar, sobre todo en relación con las concesiones, los sistemas, las fórmulas y maneras sobre cómo se puede mejorar, cómo pueden ser más objetivas y funcionar mejor. Todo lo demás, en lo que se refiere a distintos supuestos, está bajo sumario y por lo tanto debo ser absolutamente prudente.

«Los 97 millones de ingresos previstos para este año han caído a 67, pero no estamos en números rojos»

decoration

Se lo pregunto de otra manera. ¿Ha detectado que pueda haber mafias detrás de la concesión de amarres?

No. Yo he llegado a la conclusión de que hay una gran presión en Balears en relación al tema de las concesiones de amarres. Es lógico porque hay que tener en cuenta que casi el 50 por ciento de los ingresos que tiene esta Autoridad Portuaria viene de este tipo de concesiones. Hablamos de que la Autoridad Portuaria maneja más de 90 millones de ingresos, que era lo que estaba previsto este año aunque habrá unos 30 de bajada, que vienen de este tipo de concesiones. Por lo tanto hay que intentar buscar sistemas para que sean lo más objetivos y claros posible. Eso es una lucha permanente. Se está haciendo un trabajo importante pero parece que hay algunos sistemas que para según qué tipo de concesiones pueden ser mejores que otros. En eso trabajaremos.

¿Tendrá que renunciar a algún proyecto ante la bajada de la previsión de ingresos por el coronavirus?

La Autoridad Portuaria tenía previsto para este año unos 97 millones de inversiones y al final serán de 67 millones. Nuestros gastos suben a 63 millones. Por lo tanto somos una de las autoridades portuarias que no estamos en números rojos. En este sentido aguanta bien, gracias sobre todo a que tenemos una parte importante de los ingresos que vienen precisamente de estas concesiones, por lo que hay que cuidarlo mucho. Es cierto que tenemos una presión muy elevada en relación a estas concesiones pero a la vez son una parte muy importante de nuestros ingresos, que después nos sirven para inversiones relevantes para interrelacionar ciudad y puerto, hacer bonificaciones de mercancías y pasajeros... Es un tema que hay que cuidar, hacer que las concesiones y la relación con los concesionarios funcionen lo mejor posible. Una matización, cuando le he hablado de 97 millones de inversiones me refería a ingresos. 

«Cuando hablamos de diversificar el modelo económico, la industria náutica es una de las que tienen futuro y hay que cuidarla».

No me ha contestado si habrá que renunciar a algún proyecto.

Tenemos previstas una serie de inversiones que, si a causa del coronavirus, van bajando los ingresos deberemos ir aminorándolas. En principio para 2021 teníamos previsto del orden de 42 millones de inversiones propias y unos 26 millones de inversiones a cargo de los concesionarios. Con estas últimas no habrá problemas porque están obligados por las concesiones. En todo caso, si sufrimos caídas muy elevadas en ingresos habrá que estudiar si tenemos que amoldarnos o no. Pero somos de las pocas Autoridades Portuarias que no tenemos números rojos por lo que se pueden mantener los proyectos. Autoridad Portuaria de Balears es uno de los lugares en los que un gran porcentaje de lo que se ingresa se vuelve a invertir en las islas. Somos un elemento importante de cara a la reconstrucción e intentar que haya inversiones para seguir dando trabajo en un momento tan difícil por la covid, sin perjuicio de que a la vez hacemos un esfuerzo por atemperar pagos a las distintas empresas y bonificaciones a pasajeros y mercancías.

¿Se mantienen los plazos para las actuaciones previstas en Palma?

En principio, sí. El Paseo Marítimo está pendiente de que el convenio lo apruebe el ministerio de Hacienda. El proyecto es de 42 millones de euros y en principio está previsto licitar a principios del próximo año y poder adjudicar y empezar las obras al final del año. 

¿Confía en que el Estado mantenga las previsiones?

El Estado recoge las inversiones de los distintos puertos. En nuestro plan de empresa tenemos las inversiones de 42 millones y en principio lo que el puerto recauda se reinvierte aquí, por lo que no creo que haya problemas.

Antes del estallido del coronavirus estaba sobre la mesa la necesidad de actuar ante el excesivo número de turistas de crucero que se concentraba en Palma, que el pasado verano superaron los dos millones. ¿Ahora habrá que actuar para mantenerlo con el fin de recuperar la economía de las islas?

Este año han caído creo que a unos 280.000. Ahora la situación es la que es. Hemos tenido contactos con los responsables de las asociaciones y de las compañías que operan con Balears. En estos momentos eso está parado por el coronavirus y juega un papel muy importante el tema sanitario. Lo que he visto es que nadie dice que no tengan que venir cruceros. El anterior presidente había iniciado contactos con otros puertos, como el de Venecia o Málaga, para poner sobre la mesa la posibilidad de diferenciar los grandes cruceros que van al Caribe con cruceros más adecuados para el Mediterráneo, más pequeños. También es verdad que en estos momentos las mismas compañías están apostando por unos protocolos con menos gente. Mi idea es que hay que reunirse para preparar con el Govern y los distintos ayuntamientos la desescalada y ver las fórmulas que deberíamos adoptar aunque deberemos cumplir la legislación estatal. Lo cierto es que cinco cruceros a la vez crean masificaciones. 

¿Cree que el turismo de cruceros se recuperará el próximo año?

Lo cierto es que, sin perjuicio de que nadie sabe lo que pasará con la covid, las empresas ya están pidiendo venir al puerto de Palma en 2021 y 2022. Otra cosa es cómo evolucione el coronavirus. Hay tiempo para analizar entre todos las mejores decisiones.

«Las concesiones producen grandes ingresos, por lo que hay que mimarlo y a la vez buscar sistemas que eviten problemas»

decoration

¿Cómo le convenció Francina Armengol para que aceptara este cargo en un momento tan difícil, con su antecesor investigado por Anticorrupción y en plena pandemia?

La verdad es que la presidenta tiene capacidad de convicción. Era un sitio delicado y me dijo que creía que yo era de los que justo en estos momentos podía estar aquí. Lo hablamos y acepté.

¿No teme salir escaldado? Incluso Francesc Triay acabó imputado por el tema de los amarres en el caso Mar Blau.

Sí, pero al final quedó limpio de toda sospecha. Como le decía, el tema de las concesiones produce grandes ingresos pero a la vez genera mucha presión. Hay que mimarlo porque supone ingresos importantes que te permiten inversiones, por lo que hay que tener una buena relación con los concesionarios, pero a la vez tenemos que buscar los sistemas más objetivos posibles para evitar problemas con estas concesiones. Todos los sistemas son legales, pero hay fórmulas que se ha visto que han dado más problemas que otros. Por ejemplo, los concursos son más objetivos. Esto no significa que lo que se haya hecho hasta ahora estuviera mal hecho. Eso yo no lo sé, está bajo secreto de sumario. 

¿Qué prioridades le planteó Armengol al ofrecerle el cargo?

Hablamos de distintos temas. Uno en el que incidía era que había que seguir trabajando en la buena relación con las instituciones. A veces, en el pasado, el puerto daba la espalda a la ciudad o al revés, en esto se había hecho un trabajo importante que había que mantener.

¿Y usted qué destacaría como prioritario?

Hay muchas cuestiones. Quizá por mencionarle uno de los objetivos que ya había y que voy a mantener es la máxima coordinación con el Govern en cuanto a la industria náutica con el fin de darle empuje con las distintas políticas. Cuando hablamos de diversificar el modelo, aunque también esté muy relacionado con el turismo, se trata de una de las industrias potentes de futuro. Por lo tanto, máxima coordinación con el Govern para cuidar esta industria y buena relación a la vez con las distintas asociaciones que la representan.

PP y Vox criticaron su nombramiento.

Están en su derecho. Llevo muchos años en política como para preocuparme por eso. 

Compartir el artículo

stats