Tanto la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) como la Agrupación de Cadenas Hoteleras (ACH) celebraron ayer la partida de 100 millones que se invertirán entre 2021 y 2023 en Balears ante la caída de la actividad turística para seguir promoviendo la transformación del destino. También reclaman a Madrid más fondos para «mitigar los problemas estructurales y la infrafinanciación» que arrastra el archipiélago. 

Los presidentes de FEHM y ACH, María Frontera y Gabriel Llobera, respectivamente, piden trabajar con el Ministerio de Reyes Maroto y el conseller Iago Negueruela en la selección, planificación y desarrollo de los proyectos que se llevarán a cabo con la partida presupuestaria y el resto de fondos europeos pendientes de asignación.

En la CCAA más golpeada por la crisis y que necesita “un rescate económico y social”, las patronales urgen a la modernización de infraestructuras públicas obsoletas, la diversificación del producto turístico o impulsar la formación para mejorar la competitividad del sector, además de incentivos para mantener la actividad turística durante todo el año.