Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las plañideras del REB enterrado

Un sencillo experimento teórico permite situar a Balears en el mapa de España. Si las cifras de coronavirus de las que puede presumir Canarias gracias a su excelente gestión fueran las vigentes en Balears, ¿hubiera quedado exento del toque de queda el segundo archipiélago español? Ni hablar, es una pregunta capciosa.

En cuanto se supo que el ministerio de María Jesús Montero había decidido enterrar el REB, en gran parte por la pereza de los negociadores, estalló en un clamor el coro de plañideras del progresismo y de sus adláteres bien rociados de fondos de la sociedad civil. No lloraban la defunción del Régimen Especial, sino que exhibían el cadáver ya momificado de su hijo muy amado, bajo la esotérica pretensión de que seguía vivo. Fue una pantomima que provoca escalofríos, incluso en vísperas de Halloween.

La segunda parte consistió en mendigar un Régimen que solo se parecía al inicial en el nombre. Madrid no fue ajeno al espectáculo patético de una región que se conforma con un REB que tiene más excepciones que concesiones. La capital pensó con razón que una comunidad que se traga esta burla legislativa tampoco protestará demasiado cuando se incumpla. De ahí la limosna en los actuales Presupuestos. A propósito, quienes se remiten a la ley para amortiguar el bofetón cometen el pequeño error de no haber leído su texto. El Régimen Especial de la Basura no aporta garantías, en este gran momento para revisar los artículos de cuidada prosa que se felicitaron por aquel papel mojado.

Las plañideras siguen llorando, Madrid les ofrecerá ahora unas migajas correctoras y volverán a proclamar que el REB es maravilloso, y a ser vitoreados por sus palmeros a sueldo de la sociedad civil. Los estafados son la parte fundamental del éxito de una estafa. El factor humano obliga a destacar que el inmisericorde Sánchez no cejará hasta que no acabe con Armengol. En cambio, la aversión de Montero hacia una comunidad que nunca ha visitado propicia interpretaciones freudianas.

Compartir el artículo

stats