Las disculpas de la presidenta del Govern, Francina Armengol, no servirán para pasar página por la polémica sobre su salida nocturna en el Bar Hat de Palma. Tanto para el PP como para Vox, «las disculpas no bastan» e insisten en que tras el «descrédito monumental» y «por coherencia y para devolver la dignidad al Govern», la única salida de la presidenta es dimitir. Si bien por su parte Ciudadanos no exigió la dimisión, lamentó que las disculpas de la presidenta no llegaran antes: «Deberían haberse realizado en el momento en que estas informaciones se hicieron públicas», reclamaron desde el partido naranja.

El presidente del PP balear, Biel Company, denunció el «descrédito monumental» que, a su juicio, atraviesa el Govern, después de que Armengol, junto al conseller Marc Pons y otros miembros de su gabinete, fueran reconocidos a inicios de este mes pasadas a las dos de la madrugada a las puertas del Hat Bar de Palma, pese a sus llamadas a la «máxima responsabilidad» de los ciudadanos para frenar la propagación de la covid en Balears.

«Se fue de copas pasando el horario permitido por ella misma», denunció ayer otra vez el popular, quien destapó el episodio el pasado miércoles en el debate de política general: «Por coherencia y para devolver la dignidad al Govern, lo mejor que podría hacer Armengol es dimitir», mantuvo ayer, señalando que con «sus declaraciones surrealistas como excusas para justificarse» han convertido al archipiélago en «el hazmerreír de toda España». «Ha querido tomar a los ciudadanos de Balears por tontos y se ha equivocado», criticó Company.

El PP pregunta en Cort

Por su parte, el PP del Ayuntamiento de Palma solicitó ayer la comparecencia en el pleno de este jueves de la concejala responsable de la Policía Local, Joana Maria Adrover, para que dé explicaciones sobre la desaparición del acta de sanción al Bar Hat por haber incumplido el horario de cierre del establecimiento. Los populares quieren que la concejala responda si se ha abierto una investigación interna por la desaparición de este documento, qué persona la tenía y si es «algo habitual» que desaparezcan actas.

Desde Ciudadanos, su portavoz, Patricia Guasp, lamentó que las disculpas no se hicieran antes: «deberían haberse realizado en el momento en que estas informaciones se hicieron públicas», criticó la líder naranja.

«Armengol lo que tendría que hacer ante esta polémica, ante la vulneración de sus propias normas, a los mensajes contradictorios, a cuestiones que no se han resuelto, a esas actas policiales que parecen y desaparecen... Eso sólo se soluciona dimitiendo», defendió el líder de Vox en las islas, Jorge Campos. «Unas disculpas no bastan», sentenció.

117 comidas de trabajo 

La presidenta del Govern, Francina Armengol, tras sus disculpas del domingo justificó el hecho de que la «cena de trabajo» a la que se agarró para defender su salida nocturna no apareciera en el portal de transparencia, en que en su gobierno estos encuentros «cada uno lo paga de su bolsillo». Una afirmación tan sorprendente como falsa: el portal de Transparencia del Govern contabiliza cientos de gastos cargados al Govern por comidas de trabajo tanto de la presidenta como de la mayoría de consellers. Concretamente, en lo que va de legislatura la presidenta ha cargado hasta 117 comidas de trabajo al Govern.   «Durante esta legislatura y la pasada muchas veces aprovechamos estas reuniones de trabajo para ir a comer o a cenar, pero cada uno lo paga de su bolsillo, así lo hemos establecido para mantenerlo dentro de lo razonable», indicó Armengol.  La presidenta respondía a la razón por la que no se cargó el tique de la «cena de trabajo» con la que justificó el Govern la salida nocturna del pasado día 6 de octubre. En el portal de Transparencia figuran «comidas de trabajo» tanto del día 5 como del día 7, pero no así del martes 6.