La Comisión Balear de Medio Ambiente, entidad que se encarga de las evaluaciones ambientales de los proyectos de construcción, no puede actuar ni exigir un informe ambiental sobre el poblado para «combates» y maniobras que el Ejército construye en la zona protegida de Son Suredeta. Los motivos son que la normativa ampara al Ejército en el caso de edificaciones catalogadas de «interés para la Defensa Nacional», según explicó el presidente de la comisión Antoni Alorda. Por su parte, desde la Comandancia General de Balears explicaron que el proyecto del poblado para maniobras de combate «cumple con todas las normativas autonómicas y municipales».

La memoria del proyecto del poblado afgano en Son Suredeta, que se puede consultar en la web del ministerio de Defensa, apunta a la ley 11/2006 de evaluación ambiental para eludir un estudio de impacto. No obstante, esta norma fue derogada en 2016 y el Govern redactó una nueva ley. Pese a ello, el presidente de la Comisión Balear de Medio explicó: «Efectivamente, la 11/2006 fue derogada. Sin embargo, el Estado exigió en la nueva ley la inclusión de las construcciones de interés para la Defensa Nacional como exentas de evaluación ambiental».

El Ejército construye un poblado afgano para simular asaltos en un área natural junto a Son Vida

Alorda se preguntó si mediante esta prerrogativa el Ejército «¿podría construir un rascacielos, por ejemplo, en el Puig Major?» Si se declara de interés para la Defensa Nacional, probablemente sí, admitió el presidente de la Comisión Balear de Medio Ambiente del Govern.

Existen situaciones similares, como es el caso de AENA. Sin embargo, Alorda recordó que para la realización de obras en el aeropuerto sí tienen la obligación de informar al órgano ambiental de Balears.

«Son muros en zona militar»

Desde la Comandancia General de Balears aseguraron que el proyecto «cumple con todas las normativas autonómicas y municipales». Ha sido redactado por los ingenieros de la Comandancia de Obras de las islas y la construcción ha contado con su supervisión en todo momento.

De igual modo, comentaron que no se trata de edificios, son muros para simular un poblado con el objeto de realizar maniobras. En este sentido, desde la Comandancia también explicaron que la prueba de que no son edificios es que la mayoría no tienen cubierta ni tampoco instalaciones eléctricas ni infraestructuras de otro tipo.

El portavoz de la Comandancia General de Balears también apuntó que donde se ha construido «es una zona militar que se ha utilizado en muchas ocasiones como campo de tiro». Por este motivo, abundan, lo único que se ha hecho ahora es levantar unos muros para instruir en el combate y el asalto a los soldados.

Asimismo recordaron que si esta zona no está urbanizada es gracias a que es militar.