Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra

Teresa López-Pellisa: «Las ficciones del futuro ayudan a construir un mundo mejor»

Teresa López-Pellisa (Alcañiz, 1979) se licenció en Humanidades y Teoría de la Literatura Comparada, ha sido profesora de la UIB hasta septiembre y ahora en Alcalá. Se ha especializado en ciberfeminismo y ciencia-ficción, que centra el curso de la UNED en que participará en noviembre.

Teresa López-Pellisa, profesora de literatura en la UIB y en Alcalá, especialista en ciencia-ficción y ciberfeminismo.

Teresa López-Pellisa, profesora de literatura en la UIB y en Alcalá, especialista en ciencia-ficción y ciberfeminismo.

Teresa López-Pellisa (Alcañiz, 1979) se licenció en Humanidades y Teoría de la Literatura Comparada, ha sido profesora de la UIB hasta septiembre y ahora en Alcalá. Se ha especializado en ciberfeminismo y ciencia-ficción, que centra el curso de la UNED en que participará en noviembre.

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: “¿Los profesores solo dan la cara?”

La enseñanza virtual nos hace mas eficientes y productivos. No es mejor ni peor que la presencial, que se prepara de manera distinta porque no son iguales ni la interacción ni el número de alumnos.

Los alumnos protestan porque reclaman la presencia del profesor.

Desconozco esas protestas, los alumnos reclaman virtualidad en pro de la seguridad, en un país que se lo puede permitir.

La ciencia-ficción es tan previsible.

No creo. Una novela histórica es previsible, la ciencia-ficción ofrece mundos absolutamente sorprendentes, surgidos de la imaginación del autor. Funciona como un género literario, y un texto de ficción previsible significa que no es bueno.

¿Borges es ciencia-ficción?

Tiene relatos como El Aleph que pertenecen a la literatura fantástica, donde todos los elementos carecen de explicación racional. Provocan un miedo metafísico porque replantean las reglas del mundo, generan inquietud en el lector y en los personajes.

¿Cuál es la frontera con la ciencia-ficción?

Aquí los fenómenos extraordinarios tienen una explicación racional. Por ejemplo, los mundos paralelos de Borges en Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. El Hitler clonado de Los niños de Brasil es ciencia-ficción, el espíritu de Hitler o su resurrección es literatura fantástica.

Ciberfeminismo es ponérmelo demasiado difícil.

Es un movimiento del feminismo que se pone en marcha en los noventa. Trabaja para articular la igualdad de género en la cultura y el espacio digitales, con la vista puesta en el prosumo, producción y consumo.

Con la pandemia, ya vivimos en un mundo de ciencia-ficción.

No lo creo, porque eso supondría vivir en un mundo de ficción. La ciencia-ficción no es un género de evasión, habla de una realidad acuciante. Pensar en las ficciones del futuro ayuda a construir un mundo más deseable.

¿Cuál es el mejor libro sobre pandemias?

Uno que acaba de publicarse, Diario de un viejo cabezota (Reus, 2066), de Pablo Martín Sánchez.

La ciencia de no ficción es machista.

El mundo cultural se ha desarrollado en un sistema heteropatriarcal, por lo que toda la producción posee un sesgo de sexo y raza. La ciencia y la tecnología tienen ese problema, también la ciencia-ficción como cualquier otro género literario.

¿Margaret Atwood es la más grande en ciencia-ficción?

Afortunadamente es una de las más grandes, junto a norteamericanas muy importantes como Octavia Butler o Ursula K. Le Guin. El Frankenstein de Mary Shelley inaugura la ciencia-ficción.

¿’Frankenstein’ es ciencia-ficción o fantástico?

Claramente ciencia-ficción, el monstruo cobra vida a base de aportaciones científicas.

En España nos va el realismo duro.

Es un tópico que nos hemos creído durante mucho tiempo. Al intentarnos adoctrinar de esta manera, nos han mentido un poquito. La primera novela de Emilia Pardo Bazán era de ciencia-ficción, y se la considera la introductora del naturalismo. Autores del canon como Galdós o Clarín ofrecen muestras de literatura fantástica, Baroja tiene un relato de ciencia-ficción.

Asimov, a quien homenajearán en la UNED, no se atrevía a salir a la terraza de su piso de Manhattan.

No lo sabía ni es relevante en su carrera, cada escritor tiene sus peculiaridades. Los autores se inventan un mundo imaginario, no creo que Stephen King haya vivido las aventuras terroríficas que narra.

¿Qué lee para desconectar?

Veo series, pero suelen ser de ciencia-ficción porque me falta tiempo para ver y leer todo lo que tengo.

¿'Black Mirror' es su serie fetiche?

Por supuesto, porque es una genialidad. Sobre todo, el discurso tecnófobo y distópico de las tres primeras temporadas.

¿La vida eterna es ciencia o ficción?

Actualmente, numerosos científicos investigan la manera de copiarnos y de llevar a cabo el uploading de nuestras mentes al espacio digital. La inmortalidad es muy importante en la novela, como en Los cuerpos del verano de Martín Felipe Castagnet.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats