Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La «cena de trabajo» a la que se aferra no se cargó al Govern

A diferencia de comidas por razones laborales de días anteriores y posteriores, ninguno de los asistentes pasó tique del encuentro con el que Armengol justifica la salida nocturna

La «cena de trabajo» a la que  se aferra no se cargó al Govern

La «cena de trabajo» a la que se aferra no se cargó al Govern

El Govern justificó el jueves la salida de copas de la presidenta Francina Armengol pese a las recomendaciones de limitar la vida social por el coronavirus a que ese dia la socialista participó en una «cena de trabajo» en la que participaban tres de sus consellers y dos miembros de su gabinete. Sin embargo, no hay rastro de que esa cena previa a la salida fuera por razones laborales, ya que ni tan solo se cargó al Govern.

Según el comunicado del Govern, el martes 6 la presidenta participó en una «cena de trabajo» con los consellers Pilar Costa, Iago Negeruela y Mar Pons y dos miembros de su gabinete en el Restaurant Cor, unicado en la Plaza del Comtat del Rosselló, detrás de la Plaça del Olivar. Esa cena no sólo no consta en la agenda pública, sino que tampoco consta que se cargara al Govern, a diferencia de comidas de trabajo de días anteriores y posteriores.

Según se desprende del portal de Transparencia del Govern, ni desde presidencia ni desde ninguna de las tres consellerias cuyos titulares estuvieron en la cena cargaron el tique de esa «cena de trabajo» al ejecutivo. La presidenta, por contra, sí cargó un tique tanto del día anterior, día 5, como del posterior, día 7. Posteriormente también cargó otras comidas fechadas los días 8, 13 y 15 de este mes, todas justificadas como «comidas de trabajo».

De la cita del día 5, Armengol cargó un tique de 56,70 euros por una comida para seis personas, miembros del Govern, según consta en la descripción. Del día 7 se trata también de una «comida de trabajo» para 12 miembros del Govern -presumiblemente la presidenta y sus once consellers, reunidos en el Consolat ese día- por un importe de 108 euros.

Sin rastro del día 6

Del día 6, en que tuvo lugar esa cena en el restaurante Cor, antes de que Armengol marchara en compañía del conseller Pons y de un miembro de su gabinete hacia el Hat Bar, donde permanecieron hasta «alrededor de la una» según la versión del Govern, no consta ningún tique o cargo al respecto.

La falta de referencias en el portal de Transparencia respecto a la cena del 6 de octubre fue también advertida ayer por el PP, quien ha presentado una iniciativa solicitando toda la relación de gastos de la cena y las copas.

Según insistía ayer la presidenta del Govern, esa «cena de trabajo», de la que no se dio cuenta en el portal de Transparencia, fue la razón de la salida nocturna. De hecho, según Armengol, «la conversación de trabajo» del restaurante continuó con el conseller Pons y un miembro de su gabinete ya «de vuelta a casa» y, todavía después, decidieron seguir con el tema en el Hat Bar, «donde estuvimos un rato, tomamos una consumición y volvimos a casa», en palabras de la líder del Govern.

Entre la última consumición y la vuelta a casa fue cuando la presidenta fue reconocida por dos agentes de la Policía Local que acudieron al lugar ante las quejas de los vecinos por el ruido procedente del bar pasadas las dos de la madrugada. Los agentes encontraron a la líder del ejecutivo a las puertas del establecimiento con otras personas, entre ellas un miembro de su gabinete que se había sentido indispuesto. Los agentes pidieron si requerían ayuda y les contestaron que no.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats