La consellera de Salud, Patricia Gómez, notoriamente incómoda al ser interpelada sobre la noche de copas de la presidenta Francina Armengol en la madrugada del pasado 7 de octubre, en plena época de restricciones para toda la población, ha insistido este jueves en que descartaba valorar su comportamiento y se ha remitido insistentemente al comunicado oficial que ha emitido Presidencia. Finalmente la consellera de Salud se ha visto abocada a reconocer que “cada uno en su tiempo libre tiene derecho a hacer lo que considere más oportuno".

Gómez, en la rueda de prensa para anunciar las nuevas medidas restrictivas que entrarán en vigor el sábado en Mallorca e Ibiza, que limitan las reuniones a seis personas, ha querido esquivar la polémica presencia de Armengol en la vía pública a la salida de un bar después de las dos de la madrugada. La consellera ha insistido en que no quería “valorar” la actitud de la presidenta. Finalmente al ser interpelada sobre si ella también se iría de copas de madrugada ha manifestado que “cada uno en su tiempo libre tiene derecho a hacer lo que considere más oportuno”.

Precisamente la comparecencia de Gómez, prevista para las 13.30 horas de este jueves, se ha demorado hasta que Presidencia ha publicado el comunicado, que se ha colgado en la web del Govern justo a esa hora, en el que se reconoce la presencia de Armengol en el bar Hat y se justifica al haberse producido tras una cena de trabajo.  

Por lo demás, Gómez ha versado todo su mensaje en que "no es fácil", pero que ahora es necesaria la máxima responsabilidad, evitar las aglomeraciones y acatar las restricciones, aunque sea "doloroso" ante el peligro de que sigan creciendo los casos de covid con la llegada del invierno.