La presidenta Francina Armengol anunció en su discurso de ayer un aumento récord del gasto público en los presupuestos del Govern para el próximo año hasta alcanzar los 4.726 millones de euros. Este es el techo de gasto no financiero que aprobará el Ejecutivo balear mañana en un Consell de Govern extraordinario, con una cifra que «permitirá, desde el máximo rigor, desarrollar la máxima capacidad para combatir el virus y sus efectos sobre toda la sociedad», resaltó.

Armengol incidió en la decisión de mantener el refuerzo de los servicios públicos, para lo cual Balears contará para afrontar «la crisis más dura con la cifra histórica de 4.726 millones», que suponen un incremento del 7,8% respecto a los 4.383 millones de techo de este año. «Durante este año hemos reorientado todos los recursos, todo el presupuesto, a la lucha contra la enfermedad, el refuerzo de los servicios esenciales y la protección y el rescate de familias, trabajadores, autónomos y empresas; y en el presupuesto del próximo año profundizaremos aún más en esta estrategia», afirmó.

La presidenta comparó este incremento del gasto con los recortes con los que se optó para hacer frente a la crisis económica de 2008, bajo la gestión el PP, defendiendo la apuesta por el estado del bienestar y los servicios públicos. «La crisis anterior está fresca en la memoria y nos enseña todo lo que no tenemos que hacer», sostuvo Armegol. Añadió que «en los momentos duros, aquello público, que no es más que la suma de la capacidad de todos, hay que ponerlo al servicio del bien común, del rescate de ciudadanos, empresas y lugares de trabajo».

Defendió que «la mayor fortaleza es, sin duda, nuestro estado del bienestar», el sistema de protección pública de los más desfavorecidos con recursos como la ley de dependencia, la renta social y el ingreso mínimo vital. A ello sumó la «firmeza de los ciudadanos» para cumplir con las medidas para frenar el coronavirus.

«Continuaremos protegiendo nuestra sociedad como hemos hecho hasta ahora, con todo lo que tenemos, reforzando nuestra acción con un presupuesto máximo para un momento histórico, unas cuentas de gran impacto pensadas, al mismo tiempo, para proteger los servicios esenciales en la lucha contra el virus y para impulsar la reactivación inmediata de la economía», resumió sobre los próximos presupuestos autonómicos.

Junto a ello, insistió en su reclamación al Gobierno central , además de la modificación del sistema de financiación autonómica y acabar con «décadas de infrafinanciación» de Balears, a que «aplique y se amplíe» el REB y se incorpore un régimen fiscal para «superar las desventajas» que genera la insularidad.