Mientras el mundo vive pendiente del desarrollo de la vacuna del coronavirus, la vacuna que ya se está distribuyendo hoy entre la población es la de la gripe. La campaña contra la gripe estacional ha arrancado esta mañana con la vacunación de los primeros pacientes en los centros de salud en Baleares. El objetivo este año es llegar a dar cobertura hasta a un 75 por ciento de la población de riesgo para evitar que los efectos de la gripe se solapen con el coronavirus.

Desde hoy los centros de salud han iniciado la vacunación para las personas de riesgo, aquellas de más edad, enfermos crónicos o embarazadas. Para evitar aglomeraciones, este año se ha previsto vacunar a un paciente cada cinco minutos, en lugar de un paciente por minuto como otros años. Además, durante las dos primeras semanas los centros de salud de Palma abrirán los fines de semana para seguir vacunando. 

La prioridad ahora es llegar al máximo de cobertura de los perfiles de riesgo y a partir de diciembre dar las dosis restantes al resto de la población que se quiera vacunar. Salud distribuirá este año 262.710 dosis de vacunas contra la gripe, de las que 180.000 las ha adquirido la Conselleria y el resto las ha facilitado el ministerio de Sanidad, y que permiten alcanzar un 75 por ciento de la población de riesgo, umbral al que, según explican desde el Govern, nunca se ha llegado. El año pasado se vacunó un 45’5 por ciento de estos perfiles.

Según alerta Salud la vacuna de la gripe ofrece una “ protección parcial” ante el coronavirus, de tal modo que la covid tiene “una incidencia menor en las personas que están bien vacunadas de la gripe”. “Hay tres veces más mortalidad” cuando una persona se infecta de gripe y coronavirus a la vez”, detalló la propia consellera de Salud, Patricia Gómez la semana pasada.