Los trabajadores de Dentix, la cadena de clínicas dentales que se ha declarado en quiebra dejando a cientos de pacientes a medio tratamiento, reciben amenazas de muerte cada día. El pasado miércoles uno de los clientes de la clínica entró en el establecimiento de la calle Alexandre Rosselló de Palma con un cuchillo para reclamar su dinero. Otro llegó hasta uno de los despachos y se llevó un ordenador portátil.

Dentix acumula 254 denuncias por mala praxis por sus tratamientos ante la Dirección General de Consumo y la quiebra ha desatado la indignación entre los clientes que adelantaron dinero y ahora tienen su tratamiento dental sin acabar. No obstante, quienes reciben las iras de los clientes son los diez trabajadores que todavía continúan en Dentix. Algunos de ellos han explicado que están sufriendo de forma especial esta situación al ser el blanco de las protestas de los afectados.

“La gente debe saber que nosotros somos tan perjudicados como los clientes de esta situación, pero no podemos dejar de ir a trabajar para no perder nuestros derechos laborales a indemnizaciones o despidos”, ha explicado una trabajadora de los 10 que quedan en las clínicas dentales. Hay que recordar que están en un ERTE pero la empresa se ha declarado en quiebra. “Los clientes la emprenden contra nosotros, cuando no tenemos la culpa de lo que ha pasado”, ha añadido la empleada.

Los trabajadores relatan que la mayoría de ellos han sufrido ataques de ansiedad por la grave situación que les ha tocado vivir. Entienden la indignación de los clientes, pero quieren que sepan que los empleados son tan afectados como ellos. “Los que sufren más son las compañeras de recepción que deben hacer frente a las recriminaciones de los clientes. Hace unos días fueron amenazadas de muerte a punta de cuchillo por un cliente muy alterado que reclamaba su dinero. Otro entró corriendo en un despacho y se llevó un ordenador portátil”, ha relatado un empleado de Dentix.

Sobre su futuro laboral no tienen ninguna esperanza desde el momento que se ha presentado el concurso de acreedores ante un juzgado de Madrid. “Debemos seguir trabajando, ya que de lo contrario perderemos todos nuestros derechos laborales y la posibilidad de una indemnización en este concurso de acreedores de la empresa”, han apostillado los trabajadores de Dentix.

Quiebra de Dentix en Mallorca: Aluvión de protestas frente a la clínica de Palma