Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los locales de ocio nocturno de Baleares exigen abrir en Navidad para evitar un cierre masivo de negocios

Una encuesta realizada en el sector desvela que casi un 64% de discotecas y bares musicales no superará este año si las Administraciones no ponen en marcha un plan de rescate

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Para buena parte de los negocios de ocio nocturno de Baleares, poder abrir sus puertas durante la Navidad se ha convertido en una cuestión de vida o muerte. Una encuesta realizada por la patronal de este sector desvela que casi un 64% de estas empresas de las islas afirma que no podrá sobrevivir hasta 2021 si no se pone en marcha un plan de rescate por parte de todas las Administraciones públicas que incluya la citada reapertura, según pone de relieve el presidente de la asociación balear de este ramo (Abone), Jesús Sánchez. Para ello, se va a reclamar una reunión con la presidenta del Govern, Francina Armengol.

La encuesta, realizada en el conjunto de España por la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos, desvela que el 63,8% de las empresas de este sector implantadas en el archipiélago afirma que no podrá sobrevivir a este año si las condiciones no cambian, porcentaje que en el conjunto del país es todavía más grave, al situarse en prácticamente un 69,3%.

Por tipos de establecimientos, el 54,5% de las discotecas de las islas vaticina esta defunción, a la que se suman el 62,5% de los bares musicales y un 65% de las salas de conciertos.

Pocos llegan a abril

Cuando se pregunta cuántos de estos negocios podrán superar el primer trimestre de este año , solo el 8,5% de los establecimientos aporta una respuesta optimista.

Según Sánchez, solo poniendo en marcha un plan de rescate se podrá evitar un cierre masivo, y subraya que las medidas que éste deberá incorporar dependen tanto del Gobierno central como del autonómico y de los ayuntamientos. El presidente de Abone indica que hace unas semanas se solicitó un encuentro con la presidenta Armengol, sin que por ahora se haya recibido respuesta, por lo que durante los próximos días se reiterará esta petición.

El objetivo es claro: fijar los criterios, sustentados en la evolución de los datos sanitarios, destinados a permitir la reapertura controlada de estos negocios.

Lo que las empresas de ocio nocturno desean es que se determinen medidas de funcionamiento internas, como personal de vigilancia, aforos máximos, distancias y tipo de actividad a desarrollar, que permitan abrir durante la campaña navideña. Incluso se admite la posibilidad de que se mantenga por ahora la prohibición de baile, planteando la actuación de los disc jockeys como si de una actuación musical se tratara. En este sentido, se apunta la reapertura de discotecas y similares otorgándoles un tratamiento parecido a un cine o a un espectáculo musical (se recuerda la reciente celebración del Concurs Pop Rock). El presidente de Abone pone como ejemplo el caso de Barcelona, donde el sector ya ha puesto en marcha las pruebas para esa reapertura.

LAS CLAVES

CIERRES. Un 64% del sector en peligro de defunción

El 64% de los negocios del ocio nocturno balear aseguran que no podrán sobrevivir a este año si no reciben ayudas de las diferentes Administraciones.


PLAN DE RESCATE. Necesidad de reabrir para Navidad

La patronal Abone reclama un plan de rescate del sector que, por parte del Govern, contemple la reapertura del sector en Navidad, aunque sea con restricciones.


INGRESOS. Desplome de la facturación durante 2020

La facturación de estas empresas ha caído un 90,1% a causa de la covid-19.

Datos de la encuesta

La encuesta realizada entre los establecimientos del sector, además de vaticinar el cierre definitivo del 64% de los existentes en las islas si no se pone en marcha el citado plan de rescate, pone en evidencia el bajísimo nivel de confianza de los empresarios (1,02 en una escala de 5) y que la facturación se ha desplomado un 90,1%, frente al descenso del 84% de la media española. Esta pérdida ha sido especialmente intensa en el caso de las discotecas (97,7%), que son además las que han registrado las restricciones más duras en su actividad, con un porcentaje muy alto que ni siquiera ha llegado a abrir este año.

Otro dato a tener en cuenta es que el 85,1% de las empresas de ocio nocturno reconoce que ha tenido que destruir puestos de trabajo, porcentaje que roza el 91% en el caso de las discotecas.

Además, un 57,4% de ellas tiene a empleados en ERTE, tasa que de nuevo es especialmente alta en el caso de las discotecas, al elevarse hasta el 72,7%, según se subraya desde Abone.

En relación a este último punto, hay un matiz que conviene destacar. Los ERTE se han aplicado sobre el personal fijo de estos negocios, dado que apenas hay fijos discontinuos. Sin embargo, más de la mitad del empleo que se genera en el sector es eventual, dado el elevado peso que la actividad estival o de fines de semana tiene entre este colectivo, y esos trabajadores no han sido contratados en su inmensa mayoría debido a las fuertes restricciones que se han aplicado sobre el ocio nocturno.

Otro aspecto que se pone de relieve es la desventaja de los negocios del archipiélago a la hora de afrontar el precio de los alquileres en relación a otras zonas del país, que en Baleares se cifran en una media de 112,3 euros el metro cuadrado (123,2 en el caso de las discotecas), cuando en el conjunto de España ese valor se sitúa en los 85,8 euros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats