Los fuertes vientos y el fuerte oleaje que ha provocado la borrasca Álex sigue dejando incidentes en Mallorca. El vendaval ha destrozado las sombrillas y ha dañado el paseo de madera de la playa de sa Ràpita i ses Covetes. Sobre la arena, también se ha podido ver un trozo de mástil de un velero que arrastró el mar.

Esta mañana se han registrado rachas de viento de 57 kilómetros por hora en Portocolom55 en Palma, 51 en Santa María del Camí y 50 en Binissalem y Santanyí, y olas de 1 a 2.5 metros.

La borrasca Álex dejó el pasado viernes rachas de 78 kilómetros por hora y olas de hasta cinco metros y una quincena de incidentes. La Aemet había alertado de que buena parte de Mallorca se encontraba en alerta naranja.