Después de haber abierto hace una semana Son Gotleu como antesala al fin de las restricciones en el barrio a partir de esta noche, Salud abrirá hoy también los barrios de Arxiduc, Plaza de Toros, Son Fortesa Sud y parte de Son Oliva, que también han estado confinados estas últimas dos semanas. Sin embargo, mientras Son Gotleu volverá a las medidas generales del resto de Mallorca, en la zona del centro de salud Arquitecte Bennàzar seguirán las restricciones especiales una semana más: los vecinos podrán entrar y salir del perímetro sin causa justificada, pero las reuniones sociales seguirán limitadas a cinco personas y los negocios deberán seguir cerrando cada día a las 22h.

De esta manera, a partir de esta noche a las 22h ya no quedará ningún barrio cerrado con limitaciones a la movilidad, pero seguirán las restricciones adicionales en el perímetro que va desde las calles Jafuda Cresques hasta Henri Dunant, las manzanas comprendidas entre Antoni Frontera y Rosselló i Caçador, y Son Fortesa Sud, entre Jacint Verdaguer y Aragón

Según los datos que ofrecieron ayer la consellera de Salud, Patricia Gómez, y el portavoz del comité autonómico de gestión del coronavirus, el doctor Javier Arranz, para justificar el fin de las limitaciones a la movilidad, la incidencia en la zona ha bajado desde el cierre de los barrios de 448 casos a 233 casos por cada 100.000 habitantes. No obstante, según expusieron, la tasa de positividad, el número de casos detectado en relación al número de PCR realizado no ha bajado al mismo ritmo, al pasar sólo de un 8,13 a un 7,42 por ciento. Dato en el que apoyaron mantener una semana el resto de restricciones.

«No podemos dejar sin efecto el conjunto de las medidas”, explicó la consellera Gómez. El doctor Arranz señaló que “efectivamente, la tasa de positividad nos da una visión más estable desvinculada del número de PCR y este dato nos indica que si hiciéramos más PCRs nos saldrían más positivos en la zona”: “Tenemos que ser cautos”, alertó en esta línea.

En la zona ya pudieron abrir el lunes los gimnasios y lugares de culto al 25 por ciento de su aforo. Ahora, pese al fin de las limitaciones a la movilidad, las principales restricciones que se mantendrán son la reducción del aforo de los negocios al 50 por ciento y su limitación horaria a las 22h y el límite de cinco personas máximo para reuniones sociales o familiares.

«Fase de descenso»

Según detalló Arranz, a excepción de la isla de Eivissa -el principal foco ahora mismo de la pandemia en Balears-, la incidencia acumulada es inferior a 300 casos acumulados por 100.000 habitantes en todas las zonas sanitarias. En el conjunto del archipiélago la incidencia acumulada de las últimas dos semanas es de 154 casos por 100.000 habitantes, inferior en Mallorca con 139 casos.

El portavoz del comité de gestión del coronavirus en las islas volvió a insistir en que la pandemia en el archipiélago se encuentra en “fase de descenso”. Según los datos ofrecidos por el Servicio de Epidemiología, ayer se registraron 89 nuevos casos, que son 18 menos que el jueves y 40 menos que hace una semana, como quiso subrayar el doctor Arranz: «Se mantiene esta tendencia lentamente descendente», valoró.

Según detalló, ahora mismo hay 3.817 personas atendidas tanto a través de Atención Primaria, algunas con la infección ya superada, como de los centros hospitalarios. Mientras que la cifra de hospitalizados era ayer de 235, muy por debajo de los más de 300 alcanzados en esta segunda ola, el número de pacientes ingresados por covid en las UCI es en estos momentos de 48, veinte menos que hace sólo una semana. «Ya sabemos que cuanto menos personas tengamos en cuidados intensivos, menos probabilidad hay de sumar muertes», recordó.

Precisamente, el número de fallecidos desde que empezó la pandemia en las islas es de 307, 79 en esta segunda ola, el último notificado ayer. No obstante, estas cifras no incluyen todavía tres fallecimientos notificados desde las residencias de ancianos: uno en Bell Entorn en Sóller, donde sigue habiendo 36 positivos, 23 hospitalizados; otro en Seniors Sant Joan y otro en Sa Serra de Eivissa.

En la residencia Seniors Inca hay 43 ancianos positivos, todos hospitalizados aunque de distinta gravedad, mientras en la Bonanova, hay 17 hospitalizados y otros 111 usuarios aislados. En el conjunto de las residencias hay 84 profesionales contagiados.

Cerca de lo que recomienda la OMS

Un dato que destacó Arranz es el descenso de la tasa de positividad, que es del 3,59 por ciento en la última semana. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que este índice esté por debajo del 5 por ciento en las dos últimas semanas para dar por controlada la pandemia. De las dos últimas semanas ese dato sube al 6 por ciento en las islas.

Según el portavoz del comité de gestión del virus, con las cifras de los últimos siete días, lo más probable es que la próxima semana el dato de 14 días esté por debajo del 5 por ciento, como recomienda la OMS. Sin embargo, señaló que «todavía quedará un tiempo» para dar por controlado el coronavirus en el archipiélago: «Nos gustaría poder decirlo, pero aunque seguramente cumpliremos en la situación general, todavía nos quedarán focos preocupantes, como en Eivissa. Para decir que lo tenemos controlado en todas las islas, tardaremos un poco más», pronosticó Arranz.