Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aeropuerto de Palma inicia las obras de remodelación de la pista

La Plataforma contra la Ampliación, que comparece en el Parlament, reclama su paralización

Gaspar Alomar, portavoz de la Plataforma.

Gaspar Alomar, portavoz de la Plataforma.

La Plataforma contra la Ampliación contra el Aeropuerto de Palma ayer se hizo oír ante la comisión de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Parlament, justo en el día en el que se inició el periodo de ejecución de la remodelación de la pista norte. Como denunció Gaspar Alomar, portavoz de la organización, se trata de un proyecto que «recicla» una evaluación ambiental con dieciséis años de antigüedad, sin que se haya escuchado ningún «rechazo» desde el ámbito político institucional.

Alomar, quien compareció en la cámara balear por iniciativa del grupo parlamentario Més per Mallorca, expuso de forma pormenorizada por qué la Plataforma considera que se trata de una «ampliación encubierta». Y en referencia a la ampliación de la pista norte, la que se utiliza preferentemente para los despegues, criticó que las obras, cuyo periodo de ejecución empezó ayer e incluyen dos nuevas calles de salida rápida para que los aviones abandonen la pista con mayor celeridad, posibilitan que las salidas por hora se incrementen hasta 48 movimientos, frente a los 34 actuales que se operan en Son Sant Joan (que se pueden extender hasta 43).

Además, estas obras se fundamentan en una evaluación de impacto ambiental «de dudosa vigencia», ya que data de 2004 y como resaltó Alomar, la ley que regula los procesos de información ambiental se han modificado hasta en tres ocasiones, por lo que se presume que a lo largo de tres quinquenios se habrán endurecido las exigencias para aprobar proyectos de esta envergadura.

Cabe recordar que hasta junio de 2019 Aena denominó a la remodelación de la pista Ampliación del aeropuerto de Palma. El presupuesto de la obra, según su licitación, asciende a 23 millones de euros.

Durante su exposición el portavoz de la plataforma ciudadana recordó que los megaproyectos aeroportuarios se potenciaron a partir de 2014, bajo la legislatura del popular Mariano Rajoy, tras la salida de la crisis de 2008, en la que el turismo salió indeleble.

LOS PROYECTOS

Más despegues por hora. Nuevas calles de salida rápida 

El antes denominado proyecto de ‘Ampliación del aeropuerto’ reducirá el tiempo en pista: se podrá pasar de 34 salidas por hora a 48.


Mayor área comercial. Ampliación de la terminal

Para 2025 Aena prevé que las obras de ampliación y rediseño estén listas, mientras el proyecto está pendiente de su aprobación por parte del ministerio de Transición Ecológica.


Rutas de los aviones. Cambios en maniobras aéreas

El proyecto Rediseño de maniobras de salida y llegada instrumentales del gestor aeronáutico, Enaire, permitirá incrementar el tránsito aéreo.


Crecimiento inmobiliario. Terrenos urbanizables

Aena encargó un informe a una consultora para definir el volumen de suelo urbanizable y sus posibles usos y así dar forma al plan inmobiliario de Son San Joan.

El Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) de Son San Joan, vigente hasta 2021, recoge cuatro actuaciones: dos relativas al sistema de tratamiento de equipajes, la remodelación de la pista norte y la ampliación y el rediseño del área terminal, pendiente este de la aprobación del ministerio de Transición Ecológica, sobre el cual la Comisión Balear de Medio Ambiente emitió «numerosos informes desfavorables».

Alomar puso sobre la mesa las cifras del aeropuerto. Según el DORA tiene una capacidad de 34 millones de pasajeros y el año pasado se alcanzaron los 29,7 millones. Para 2040 Aena prevé un incremento del 35 %, 40 millones de viajeros, que podrían superar los 45 millones.Qué mejor manera de exponer cómo será Son Sant Joan al máximo de su capacidad, si siguen adelante los planes de crecimiento de Aena, que imaginar cómo será el recorrido de un pasajero en unas instalaciones ampliadas, pensadas para que pase el menor tiempo posible en ellas para que sean más los usuarios por hora. Así guió Gaspar Alomar, portavoz de la Plataforma contra la Ampliación del aeropuerto, a los diputados que siguieron ayer su comparecencia ante la comisión de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio

El viajero irá por carretera, «la única manera de llegar» con unos accesos modificados para soportar mayor tráfico, donde se encontrará con más plazas de aparcamiento para vehículos, que crecerán casi un 26 %, sin tenerse en cuenta otro medio de transporte menos contaminante.

Tras pasar el umbral de entrada se encontrará con una terminal cuya superficie habrá aumentado «considerablemente», con un incremento de mostradores de facturación, que ha sido posible tras la ejecución –ya realidad– del sistema automático de tratamiento de equipajes.

El pasajero ya no tendrá que subir a la planta superior para pasar el control de seguridad, pues accederá directamente por la misma planta de facturación, pasando así menos tiempo dentro de la terminal.

Después accederá a la primera planta, ya sin el control de seguridad y tampoco con la terraza al aire libre para fumadores: será un espacio de uso comercial. «De hecho» la superficie para tiendas crecerá un 29 %, pues un tercio de los ingresos de Aena son del sector comercial.

La llegada hasta el embarque en los módulos A y D será más rápida porque se recortará el recorrido además habrá más puertas, un 46 % en el A y un 30 % en el D. También habrá más pasarelas para acceder a los aviones, en detrimento de los autobuses que van a pie de pista. Todo esto redundará en reducir el tiempo de embarque. Y las aeronaves, gracias a las calles de salida rápida, despegarán en menos tiempo.

No hay duda, critica Alomar: en Palma habrá incremento de pasajeros y de aviones.

Compartir el artículo

stats