Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo teniente fiscal de Baleares apuesta por una formación específica

Julio Cano cree necesario mejorar el servicio a la ciudadanía y convertir la Fiscalía en un centro de debate jurídico

El nuevo teniente fiscal de Balears apuesta por una formación específica

Julio Cano es desde el día de ayer el nuevo teniente fiscal de Balears. Un cargo que le sitúa por detrás del fiscal superior, Bartomeu Barceló, al que sustituirá en su ausencia.

Cano asumió este cargo en un acto que contó con la presencia telemática de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, que aplaudió su elección. Una jura que se celebró en la fiscalía, con la presencia de la mayor parte de los fiscales y de los funcionarios, que le dieron la enhorabuena por este nombramiento. El acto contó también con la presencia del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Balears, Antoni Terrasa, que en breve abandonará este cargo, al no haberse presentado a la reelección. Cano sustituye en el cargo a Ladislao Roig, que ha sido teniente fiscal de Balears durante más de 25 años y que recientemente inició su etapa de jubilación. Roig actuó ayer de padrino de su sucesor.

En la mesa presidencial también estuvo presente Eduardo Navarro, fiscal de Balears, que forma parte del Consejo Fiscal. Pilar Sancho, la fiscal más joven, actuó de secretaria.

A pesar de su juventud, Cano es un experimentado fiscal. Considerado entre sus compañeros como uno de los profesionales con más formación jurídica de la fiscalía. El nuevo teniente fiscal solo ha ejercido su profesión en Balears. En el año 2004 eligió la isla como primer destino. Desde entonces ha trabajado en varios ámbitos, pero se ha especializado en temas de medio ambiente, pero sobre todo ha dedicado sus últimos años a la represión del tráfico de drogas.

En su discurso improvisado y ante la presencia telemática de la fiscal general del Estado, quiso agradecer la confianza que le ha mostrado Dolores Delgado al elegirle a él entre un grupo de candidatos. Se mostró a favor de que la fiscalía apueste cada vez más por una formación específica que de respuesta a las demandas que se exigen a esta institución. En un mensaje conciliador señaló que realizará un esfuerzo para tender puentes para conseguir un buen clima de trabajo, con el objetivo de conseguir ofrecer un mejor servicio al ciudadano. También señaló que la Fiscalía balear debe convertirse en un centro de debate jurídico, donde se puedan discutir los diferentes casos en los que está actuando el Ministerio Público.

Uno de los primeros problemas que deberá afrontar el nuevo teniente fiscal es resolver el mal ambiente que ha generado la denuncia contra el exfiscal Miguel Ángel Subirán por el caso Cursach.

Compartir el artículo

stats