La investigación para esclarecer el devastador incendio de este fin de semana en el Parque Natural de s’Albufera de Muro está en marcha. No obstante, desde la conselleria de Medio Ambiente ya han podido constatar que la «acción humana» es la responsable del fuego que ha arrasado 400 hectáreas de cañizo y una incidencia sobre la importante fauna que transita por la zona húmeda de mucho calado. El conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, confirmó ayer a este periódico que el incendio se inició en dos puntos diferentes. «Ahora la investigación determinará si fue por causas accidentales o intencionado», aseveró Mir.

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil, junto a técnicos de Medio Ambiente, ya han iniciado la investigación de las causas. Están interrogando a vecinos y personas que estaban en el parque durante las horas que se calcula que se inició el fuego. Uno de los puntos clave es el camino de s’Amarador. Desde allí se inició la rápida quema. Otro lugar que se investiga y donde podría haber empezado otra vía del incendio es la zona conocida como de las acequias.

Miquel Mir aseguró que la reconstrucción de la flora no será complicada, pero mostró su preocupación por los efectos sobre la fauna del parque natural: «Se trata de cañizo y se reproduce muy rápido. El pasado año se quemaron 80 hectáreas y ya ha vuelto a crecer. Otra cosa es la incidencia sobre la fauna. Los técnicos nos dicen que en estos momentos es difícil de evaluar, ya que las especies tienen ciclos y será preciso comprobar estos ciclos para ver si el incendio provoca daños ambientales a algunas de las especies que habitualmente visitan s’Albufera», explicó el conseller. Miquel Mir recordó que en s’Albufera en tiempos pretéritos se realizaron quemas controladas del cañizo para evitar su rápida expansión y crecimiento. De todas formas, el peligro es que la quema de más de 400 hectáreas de esta especie fundamental para los hábitats de s’Albufera ceda terreno a otro tipo de vegetación más dañina para el parque. Es el caso de la salicornia, un hábitat mucho menos interesante para abastecer de comida a muchas aves en peligro de extinción que tienen al cañizo como alimento esencial para su subsistencia.

Los efectivos del IBANAT necesitaron más de 40 horas de intensos trabajos para controlar el incendio. Empezó a arder el viernes por la tarde y hasta el domingo al mediodía no se consiguió controlar. En este tiempo ardieron 438 de las 1.646 hectáreas del primer parque natural declarado en Balears a principios de los años 80.

El PORN en tramitación

El plan rector de s’Albufera caducó en el año 2003. No obstante, Mir quiso dejar claro que este hecho no tiene ninguna incidencia sobre el incendio y con un instrumento de gestión actualizado tampoco se hubiera evitado la quema de las 438 hectáreas. «No tiene nada que ver una cosa con la otra, el parque tiene una gestión acorde con los recursos naturales», manifestó el conseller de Medio Ambiente.

«S’Albufera fue declarado parque natural en los año 80 y la norma que obligaba a un Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) es posterior. Lo que se hizo en tiempos de Jaume Matas fue que, en vez de redactar un PORN realizaron un Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). El PORN es la ley y el PRUG la norma de gestión y entonces decidieron hacer solo lo segundo», indicó Mir.

El titular de Medio Ambiente explicó que la pasada legislatura estudiaron las necesidades del parque y vieron que lo que se necesitaba era un PORN y ampliar la zona protegida. Este instrumento está ultimando su fase de tramitación. Ello supondrá que s’Albufera contará con un total de 2.059 hectáreas protegidas, 417 más que en la actualidad. Se incluirán zonas de gran valor ecológico como son Bosc y regulará la entrada de agua dulce de ses Font Ufanes.