El Govern acordó ayer aumentar los módulos por el que distribuye los fondos que destina a los colegios concertados para los gastos extra derivados por el coronavirus. Según detalló Educación, los 619 euros anuales por clase acordados para la escuela concertada representan un total de dos millones de euros más para la concertada, previstos para destinar en la compra de material de protección y gastos de limpieza.

Con la mesa sectorial de la educación concertada prevista para hoy, el Consell de Govern aprobó ayer la modificación de los módulos económicos de la distribución de fondos para el sostenimiento de los centros educativos concertados de Balears para el año 2020. Según explicó en un comunicado, Educación crea el módulo Covid-19 para ayudar a cubrir las necesidades derivadas de la crisis originada por la pandemia por parte de los centros concertados.

Este nuevo módulo supone una dotación de crédito para cubrir el incremento de gasto generado por el coronavirus. Los gastos se concretan, entre otros, en el incremento de la partida de funcionamiento para atender el aumento de gastos en concepto de limpieza y, también, en el incremento de los gastos de funcionamiento para adquirir equipos de protección individual (EPI).

Según detalló Educación, el pago de estos módulos asciende a un total de 1,98 millones de euros más para el conjunto de colegios concertados de las islas.

“Lleno de incidencias”

Precisamente, el sindicato USO denunció ayer que el inicio del curso escolar está “lleno de todo tipo de incidencias” que, advirtió, se tratarán en la mesa de concertada que se llevará a cabo este martes a las 09.30 horas. Según USO, las principales incidencias registradas en el inicio de este curso se pueden resumir en cuatro bloques: la falta de personal, la falta de espacios y de material higiénico y sanitario y, por último, problemas organizativos de todo tipo.

En la reunión de hoy el sindicato reivindicará incrementos de plantilla en coordinación con los equipos directivos; la presencia de personal de enfermería en los centros, especialmente en los de educación especial; o que personal docente vulnerable tenga una especial consideración.