Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extraoficial

Munar todavía flota en el ambiente del Consell

Bel Busquets dirigiendo el pleno de ayer.

Bel Busquets dirigiendo el pleno de ayer.

Maria Antònia Munar, presidenta de presidentas del Consell y de UM hasta su encarcelación, apareció en el ambiente del pleno de política general de la institución celebrado ayer. Sin que nadie la nombrara directamente, todo el mundo pronunció su nombre. Fue precisamente la presidenta actual, Catalina Cladera, la que hizo flotar a la entonces “madona de Mallorca”. La socialista, durante su réplica a Xisca Mora (El Pi), recordó que la formación regionalista emana de UM “y saben perfectamente cómo es esta institución, ya que han gobernado algunos años”. Un pequeño zasca de Cladera que hizo recordar la fórma de gobernar en plan estrella de Munar en el Consell de Mallorca. A más de uno le vino rápidamente a la mente la figura de Maria Antònia Munar sentada en el salón de plenos.

Bel Busquets de maestra de ceremonias

A la vicepresidenta Bel Busquets le tocó ayer hacer de maestra de ceremonias durante el pleno de política general. Al participar en el debate Catalina Cladera, no podía presidir el pleno y el papel lo asumió la vicepresidenta de Més. Busquets se lo tomó con humor y, como si de una retransmisión deportiva se tratara, narraba incluso cómo los servicios de limpieza desinfectaban los micrófonos entre intervención e intervención. Busquets, incluso, le cambió el apellido a la portavoz de Ciudadanos: La llamó Camiñas en vez de Camiña.

Se les pasan los turnos para las interpelaciones

A los grupos parlamentarios, excepto al PP y Més per Menorca, se les ha pasado la posibilidad de presentar interpelaciones al Govern. Se había acordado una interpelación por grupo en función a la representación. El PP presentó la suya, pero el resto se olvidaron hasta que el turno llegó a Més per Menorca que también la registró.

Armengol visitó la zona del ‘cap de fibló’

El pasado lunes en esta misma sección publicamos que los alcaldes de Banyalbufar, Esporles y Valldemosa, afectados por el cap de fibló del 29 de agosto, estaban mosqueados al no haber recibido ni una llamada de apoyo de la presidenta del Govern, Francina Armengol. El miércoles Armengol se plantó en la zona del desastre. Lo que ocurre es que lo hizo 19 días después de lo ocurrido.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats