Desde el inicio del confinamiento perimetral de Son Gotleu y los barrios contiguos de Can Capes, Son Canals y la Soledat Nord, el viernes de la semana pasada, se han contabilizado un total de 207 actas, la mayoría (127) por no llevar la mascarilla. También destacan sanciones por no respetar la prohibición de fumar en la calle, con 50 actas levantadas. El resto de actas corresponden al incumplimiento de otras restricciones como la prohibición del consumo en la barra del bar, no respectar los horarios de cierre comercial o por la entrada y salida de la zona confinada. De estas, según el alcalde de Palma, José Hila, sólo ayer se tradujeron en 43 sanciones por parte de la Policía Local.

Por otra parte, profesores de los colegios e institutos de Son Gotleu denuncian que mientras en los centros educativos se cumplen estrictamente las medidas, luego algunos adolescentes salen y se juntan con otros jóvenes del barrio sin mascarilla ni distancia e incluso compartiendo tabaco. Según relatan, han llamado a la policía, que les remite al ayuntamiento, sin que finalmente nadie haga nada.

Cabe recordar que el colegio concertado La Milagrosa, en el barrio de Can Capes, fue uno de los primeros en tener que activar el protocolo por un caso de coronavirus. i.o/m.f. palma