Familias del colegio Miquel Duran i Saurina de Inca rechazan la propuesta de que los alumnos de 6º de Primaria tengan clases en el comedor y solicitan para evitarlo la instalación de aulas prefabricadas.

Desde la APIMA han enviado un escrito reclamando "una solución urgente" a esa situación. La asociación ve positivo que los alumnos de 6º finalmente no sean reubicados en un espacio fuera del colegio, en la biblioteca de Sant Domingo, como quería inicialmente la conselleria de Educación, pero la alternativa propuesta creen que "no se puede aceptar.

Que un mismo espacio se utilice para la 'escoleta matinera', para albergar dos aulas y como comedor escolar "es inaceptable desde el punto de vista pedagógico", consideran: "¿Quién piensa que se podrá dar clase con normalidad con revuelos constantes, los olores de la comida...", plantean. Tampoco lo ven asumible desde el punto de vista higiénico y sanitario.

Tanto la Junta de la APIMA como los padres y madres del alumnado de sexto que acudieron a las reuniones de la semana pasada consideran que la solución continúa siendo que se instalen las aulas modulares necesarias (como mínimo, una) para ubicar estas clases.

Para lograrlo han redactado un escrito al que animan a sumarse a toda las familias para hacérselo llegar a la conselleria de Educación. Han elevado una propuesta al consejo escolar del centro, que se reúne hoy para, si procede, aprobarlo. Y han solicitado una reunión con el director general de Planificación, Ordenación y Centros, Antoni Morante, para hablar de este tema y también de los problemas estructurales de la escuela y las mejoras que debe llevar a cabo el  IBISEC. La reunión tendrá lugar el próximo viernes 18 en la sede de Educación.

"Para conseguir que haya aulas modulares para que todos los alumnos del centro tengan un espacio en condiciones, necesitamos vuestra fuerza", concluye la APIMA su carta, animando a las familias a firmar el escrito que han redactado con sus peticiones para pasar a la conselleria de Educación.