Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

La UE sitúa a Mallorca en la “zona roja” de contagios que exigirá una PCR para viajar

La Comisión Europea propone la división del territorio con colores según la incidencia de la pandemia, los mallorquines que se desplacen a otro país se someterán a un test a la llegada

Los pasajeros del aeropuerto tendrán que superar las pruebas que proponga la Comisión Europea.

Mallorca se verá especialmente perjudicada por el establecimiento de “criterios comunes sobre las restricciones a la libre circulación entre los países miembros de la Unión Europea”. Con los contagios actuales por coronavirus, la isla cae de lleno en la “zona roja” que ha establecido la Comisión Europea para señalar a las regiones más afectadas por la pandemia. Este suspenso coloreado comporta medidas especiales de vigilancia para los mallorquines que deseen viajar a alguno de los 27 miembros de la UE.

La Comisión acaba de proponer “un código de colores común”. Esta “cartografía” cromática contempla el verde, anaranjado, rojo y gris, con la última categoría reservada a las zonas en que “las informaciones disponibles son insuficientes”. En el orden creciente, Mallorca se sitúa ahora mismo en el escalón superior por la elevada incidencia de la covid.

Los ciudadanos de zonas anaranjadas podrán circular libremente por territorio europeo con una PCR realizada antes de emprender el viaje, pero la situación se complica para el color que describe hoy a Mallorca. “Las personas procedentes de una zona clasificada en rojo deberán someterse a una cuarentena o realizarse un test de covid-19 a su llegada, con la segunda opción como más recomendable”. Por si esto no fuera suficiente, también se les podrá exigir “un formulario de localización de pasajeros”.

La Comisión es el brazo ejecutivo de la UE, y su propuesta de homogeneización de criterios no se detiene en un mero análisis preliminar, sino que se compromete a plazos de entrega. En el documento que se apoya en la “claridad y previsibilidad”, se anota específicamente que la clasificación por zonas coloreadas “será examinada por el Consejo (jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros) para adoptarla en las próximas semanas”

De acuerdo con las prácticas estadísticas que ha impuesto Alemania en el abordaje de la pandemia, las propuestas de la Comisión fijan unos criterios estrictos para la división por colores. La frontera del rojo se adjudica por encima de los 50 nuevos contagios por cada cien mil habitantes a lo largo de las dos últimas semanas. También se contempla la frontera del tres por ciento de positivos sobre el total de pruebas realizadas en ese periodo.

Para Mallorca, el criterio de propagación respecto del conjunto de la población se fijará en medio millar de personas en quince días, cuando en la actualidad supera los dos mil. En cuanto a la tasa de positivos, supera el diez por ciento en el conjunto de la isla y se dispara por encima del 24 en la zona recién confinada de Son Gotleu. Ahora mismo, Balears no solo cae de pleno en el rojo que se traduce en un gran daño reputacional, sino que exigiría una zona adicional, el bermellón intenso. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats