Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Martí March: "Entiendo el miedo, pero tiene más riesgos no abrir las escuelas que abrirlas"

"Inspección tendrá la lista de personas que han de hacer cuarentena" - "Los profesores harán de la necesidad virtud, no será un curso perdido"

Martí March: “Entiendo el miedo, pero si no abrimos las escuelas será peor”

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Martí March: “Entiendo el miedo, pero si no abrimos las escuelas será peor” Mar Ferragut

P¿Qué es lo que le da más miedo de este inicio de curso?

R El exceso de miedo y alarma social. Entiendo que haya prudencia, respeto y cierto temor a los brotes en las escuelas, que los habrá, pero el miedo no nos puede dejar inactivos. Sería una irresponsabilidad no abrir las escuelas, la sociedad no puede permitirse ese lujo. Los estudios epidemiológicos dicen que hay que abrir, con unas condiciones sanitarias concretas. Es una necesidad social, psicológica... No abrir las escuelas tendría más consecuencias negativas que abrir. Pedí el otro día a los grupos políticos en el Parlament, y lo pido a toda la sociedad, no crispar ni crear alarma social, nadie tiene la fórmula mágica. Que mantengan la críticas y hagan aportaciones, solo faltaría, pero pido responsabilidad y colaboración.

P¿Qué errores ha cometido en la preparación del curso 2020-21?

R Hay cosas que ahora haría diferente. Creo que hicimos bien al tener en cuenta tres escenarios. Es evidente que las escuelas trabajaron mucho el escenario A y el C. El B, teniendo en cuenta lo que decían los estudios epidemiológicos de que la curva iba para bajo, no lo desarrollamos de la forma que tocaba, con la profundidad de los otros y creo que es un error, nos fiamos de que la situación iba a mejor. A partir del 20 de agosto con Salud vimos claro que la pandemia requería un sistema con parte semipresencial. Con todo, creo que hemos reaccionado de forma adecuada, hemos puesto los recursos y hemos concretado las medidas con Salud. Cuando empiece el curso veremos y gestionaremos mejor los problemas reales, ahora todo está en el papel. A caminar se aprende caminando.

P Insiste en mantener el inicio escolar el día 10. Si un director, como ya han solicitado algunos, pide retrasarlo por no estar preparado, ¿no vale la pena darle algo de margen?

R No todos los directores pidieron retrasar el inicio, que se hará de forma escalonada. Si hay una situación muy excepcional y un informe de Inspección confirma que el centro no está preparado, se podrá retrasar. Las claves de este curso son la máxima presencialidad, la seguridad y también la flexibilidad. Pero como norma general el inicio de curso será día 10.

P Una de las claves son los grupos estables y que sus integrantes no se relacionen con los de los otros grupos, ¿es realista pensar que eso se mantendrá fuera de la escuela?

R Es muy difícil responder sobre qué hacen niños y jóvenes fuera de la escuela, por eso es importante la responsabilidad de las familias: si la escuela aplica normas un poco estrictas, las familias tienen que colaborar para que las relaciones familiares y sociales sean mínimas. Como dice el conseller valenciano Vicent Marzà: es más segura la escuela que los parques infantiles. Instituciones y ayuntamientos tienen que extremar las medidas, pero las familias también. Si ahora algunas zonas tendrán normas más estrictas es para evitar las relaciones. No puede ser que en la escuela haya muchas normas y fuera, ninguna.

P Tiene prevista una reunión con Salud y directores de centros de determinadas barriadas. No tiene buena pinta.

R Será la semana que viene. Yo no sé si habrá confinamientos por zonas. Una cosa importante que se ha aprobado es que el jefe de Inspección podrá tener la relación de las personas que están en cuarentena, para que la escuela sepa qué niños no pueden ir porque están en aislamiento.

P En caso de llegar al confinamiento por zonas, y por tanto al cierre escolar, ¿habrá recursos extra para los centros de barrios como Son Gotleu

R El problema de Son Gotleu no es solo escolar, es un conjunto. En el escenario C, el de confinamiento, quien más sufre es Infantil y Primaria. En el caso de confinamiento, que yo creo que no llegará, se buscarán fórmulas específicas para que los centros lleguen a las familias, la escuela digital no puede ser la solución: en el estado de alarma algunos centros prestaron portátiles y las familias los devolvieron porque no tenían la competencia para usarlos.

P ¿Podrá haber clases con más de 20 alumnos si hay una distancia de 1,5 metros entre alumnos?

R Sí. Salud nunca ha dicho una ratio máxima, aunque lo hemos pedido por activa y por pasiva. Pero es que se han de tener en cuenta todas las variables: distancia, ratio, ventilación, mascarilla... Hemos dicho que tenemos que bajar al máximo las ratios y vemos que en la escuela pública pueden oscilar en torno a los 20 en Infantil y Primaria, o incluso menos. Las ratios serán más altas en algunos centros de concertada, pero serán posibles si hay la distancia de seguridad. En Secundaria, donde habrá semipresencialidad en algunos centros, habrá ratios de entre 15 y 17.

P Hay directores que le oyen decir estas cifras y creen que vive usted en una realidad paralela.

R No, cada centro es diferente y tiene su situación, pero yo he visto los datos y en Infantil y Primaria hay clases con diez alumnos, en Menorca por ejemplo. Muchos centros han desdoblado y se han buscado espacios. Se han pedido más de 50 espacios, nos falta cerrar el tema con cuatro o cinco ayuntamientos. La concertada también ha pedido espacios a la Iglesia, que también ha ofrecido a la escuela pública. Y pondremos 15 aulas modulares, de las que no ha habido tanta demanda como esperábamos. En pública la tónica general será de menos de 20 alumnos por grupo; en concertada no siempre que se respete la distancia de seguridad.

P ¿De quién será la responsabilidad cuando haya un contagio o un brote en un colegio?

R Cada funcionario tiene sus responsabilidades. La responsabilidad última si no lo hemos hecho bien será de la Conselleria. Cada año hay denuncias de familias a docentes y directores y siempre damos el apoyo jurídico necesario. En este caso concreto si hay denuncias por contagios la Conselleria estará más cerca de ellos que nunca, han de estar tranquilos y aplicar los protocolos. La confianza y la solidaridad son elementos claves en el actual contexto.

P Se pierden especialistas, laboratorios, aulas de psicomotricidad, proyectos innovadores... ¿dónde queda la calidad educativa?

R Por primera vez las normas sanitarias pesan más que la parte pedagógica, pero veo un error pensar que de esta nueva realidad no sacaremos ningún tipo de consecuencia positiva desde el punto de vista de la educación. Los alumnos seguirán aprendiendo. Se detendrán proyectos pedagógicos, pero saldrán otros nuevos. Nadie puede decir que vaya a ser un curso perdido, como tampoco lo fue el pasado, pese a su final abrupto. Estoy convencido de que los docentes harán de la necesidad virtud y sacarán lo mejor de sí mismos. Ahora, está claro que se tendrán que replantear cosas.

P Nos tocan 50,2 millones de euros de los 2.000 del Fondo Covid para educación. ¿Bastan?

R De momento, nuestro fondo ha servido para contratar más docentes y mantener y mejorar condiciones laborales, para las ayudas de comedor, la limpieza, la digitalización, recursos para la UIB... También hemos podido usar fondos propios que teníamos este curso que al final no hemos usado y hemos añadido este fondo que llegará a final de mes. Es la primera vez que en medio de una crisis el Gobierno no hace recortes, en 2012 hubo un recorte de 10.000 millones en Salud y Educación. ¿Bastará el fondo? Nos basta para iniciar este curso.

P ¿Cómo serán las cuentas de 2021?

R Habrá que ver, nos preocupa. Hemos hecho una demanda ya, pero se tiene que discutir globalmente porque el Govern no sabe con qué recursos contará del Gobierno. Tendremos que orientar y priorizar algún tipo de gasto, aunque el Govern ha dicho que los objetivos serán Sanidad, Educación y Servicios Sociales. Y en el plan de reactivación económica se prioriza todo lo que es inversión en infraestructuras, lo que incluye las educativas.

P Ha dicho que le hubiera gustado tener más apoyo de los sindicatos, ¿es compatible eso con defender los derechos de los trabajadores?

R Me hubiera gustado ese apoyo cuando cerramos las escuelas y había que repartir los portátiles, las tarjetas comedor... Me gustaría que me dijeran qué medida se ha adoptado contra los derechos de los trabajadores. Pueden decir no aplicar la subida del 2%, algo que afecta a todos los trabajadores públicos y que se recuperará, como se recuperaron los recortes de la época Bauzá.

Pero estamos en un momento en que es importante hacer un acto de solidaridad con toda la sociedad. Hay reivindicaciones legítimas, y entiendo que es su papel, pero ha de primar el bien común. Y todos los trabajadores públicos que tenemos un sueldo seguro hemos de ser solidarios ante una realidad que será durísima. En la última mesa sectorial los sindicatos dijeron que no les parecía suficiente el incremento de profesores, pero no hubo ambiente de confrontación. Yo propuse un pacto de legislatura: ante la situación económica y social que viene necesitamos la mínima conflictividad.

P ¿Qué necesidades le ha expuesto la Universitat?

R Hemos estado desde el inicio del confinamiento al lado de la UIB, con una colaboración increíble y constante. Cuando expusieron cómo iniciar este curso, yo planteé que abrieran lo máximo posible, como en colegios e institutos. Ahora para la UIB es el momento de implantar un sistema semipresencial riguroso y diferente según la titulación. Habrá recursos del Fondo Covid para la UIB y las demandas que ha planteado serán atendidas.

P ¿Cuántas horas tiene su jornada estos últimos meses?

R El problema no son las horas que pasas aquí, es que no descansas nunca. En esta Conselleria la gente que se ha cogido vacaciones es minoría y como mucho se han ido una semana y pico. Yo, tres días. Es el momento de dar el callo. El servicio público es el servicio público. Aquí todo el equipo se ha dejado la piel, igual que muchos docentes y los equipos directivos.

P Su hermano, Joan Carles March, es médico y experto en salud pública y ha difundido varios artículos sobre cómo empezar el curso, ¿le ha dado el visto bueno a sus planes y medidas?

R Nos intercambiamos artículos. Con lo que le he contado y él ha visto, se muestra de acuerdo con nuestro planteamiento. Defiende que la escuela ha de empezar, con protocolos sanitarios de máxima seguridad y teniendo en cuenta que, igual que los hay en la sociedad, en la escuela habrá casos. Entre nosotros hay una diferencia importante: él analiza y yo tengo que decidir.

Compartir el artículo

stats