Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boulevard

El desprecio a Son Gotleu acaba con el turismo mallorquín

El Govern ha necesitado que la corajuda Federació de Veïns de Palma le descubriera que la única noche del verano sin botellón masivo en las playas de la isla fue la Revetla de Sant Joan

Koeman, en la boda de su hija Debbie hace dos años en Formentor. "Un día inolvidable", según recogió en esta foto en Twitter.

Son Gotleu deja a Mallorca sin turistas, en la versión local del efecto mariposa. El democrático coronavirus se dispara en ese barrio degradado por sus gobernantesse dispara en ese barrio degradado por sus gobernantes, lo cual eleva el número de contagios en el conjunto de la comunidad por encima de lo tolerable. El Instituto Robert Koch alemán examina en frío las cifras agregadas de la pandemia en Balearspandemia en Balears, y acaba con el turismo mallorquín completando la tarea de Boris Johnson.

¿Cuántas veces han visitado Son Gotleu durante los últimos cinco años Francina Armengol, Cati Cladera o Francina ArmengolJosé HilaPor comparación, ¿cuántas reuniones con hoteleros han mantenido las dignísimas autoridades progresistas en ese mismo periodo?, ¿cuánto dinero han arrojado a la basura en foros y observatorios sobre turismo sostenible durante el mismo quinquenio? El desprecio y el apagón económico a los así llamados pobres desata una revolución microscópica que hunde a toda la isla. La cadena se ha roto por su eslabón más débil, la justicia bíblica se expresa mediante plagas.

Miles de millones perdidos, que de todas formas no iban a ser destinados a Son Gotleu ni a ninguna de las modestas barriadas palmesanas donde se ha ensañado y enseñoreado el coronavirus. Mallorca debate si se puede permitir una clase trabajadora, dado que no hay empleo para nadie y solo los ricos disponen de dinero para gandulear. Y recen para que el daño se ciña a lo económico en la región con peores cifras del planeta. De momento, ya hay mansiones de Son Vida que han sido atracadas en noches consecutivas.

El Govern noqueado no acometió ni las actuaciones elementales contra los contagios en el aeropuerto y en el litoral nocturno, dos fuentes de pandemia. Ha necesitado que la corajuda Federació de Veïns de Palma le descubriera que la única noche del verano sin botellón masivo en las playas de la isla fue la Revetla de Sant Joanfue la Revetla de Sant Joan. Cuando el Consolat procede al cierre, el daño y la transmisión ya se han consumado.

La medida drástica playera se hubiera evitado con actuaciones de la Policía Local, menudo oxímoron, pero la concejal policiaca de Cort acogió a la mafia de ese cuerpo. También aquí tenemos una moraleja. La dejadez culpable del Ayuntamiento en la lucha contra el ruido ha multiplicado el botellón, de donde han surgido numerosos contagios según los epidemiólogos. Al igual que en Son Gotleu, la conclusión inmediata ha sido la liquidación del turismo. Otra enhorabuena.

Nuestra sección consagrada a Iago Negueruela está cerrada por vacaciones del titular, pero recuerden dónde leyeron antes que peligraba la dirección general de Función Pública. Nuestra intervención in extremis no logró evitar el relevo. También les advertíamos de que la sucesora pertenece a una de las sagas del PSOE. Así ha sido, el cargo recae en Carmen Palomino, de los Palomino del Ib-Salut de toda la vida. Los socialistólogos me aseguran que la válida es ella, así que tenemos una Palomino por el precio de dos.

Un industrial de áridos local, con presencia en la carretera más importante que se construye en la isla, se entera hace un año de otro importante proyecto viario. Ni corto ni perezoso, acude a interesarse y recibe esta respuesta del dirigente encargado:

—¿Cuántos céntimos hay en cada kilogramo para mí?

Seguramente bromeaba.

En la imagen que hoy nos ilustra, tomada del Twitter de Ronald Koeman, pueden contemplar al flamante entrenador del Barça hace dos años en Formentor. El hotel acogió la boda de su hija Debbie, vestida por Jesús Peiró, con Jesse Tuderman. En la foto aparece Bartina Koeman, la esposa del técnico, así como sus hijos Ronald Junior y Tim, junto a su mujer Chloe van der Kerkhof. Vean Un amigo extraordinario en versión original con una interpretación estratosférica de Tom Hanks, y nunca pensé escribir esto del sucedáneo de James Stewart.

Reflexión dominical capital: "Los partidarios de la pena de muerte no quieren matar asesinos, quieren matar gente".

Compartir el artículo

stats