Deià, Valldemossa, Estellencs, Banyalbufar, Puigpunyent y Esporles, has sufrido las consecuencias de la caída de 11 líneas eléctricas por el 'cap de fibló' que este sábado ha afectado la Serra de Tramuntana. Endesa ha restablecido esta tarde el suministro de manera provisional y está estudiando instalar grupos electrógenos para reforzar el abastecimiento.

El 'cap de fibló' que ha cruzado Mallorca ha provocado que cinco municipios de la Serra de Tramuntana se quedaran hoy sin suministro eléctrico durante varias horas. Deià, Valldemossa, Estellencs, Banyalbufar, Puigpunyent y Esporles han sido los afectados. La compañía eléctrica Endesa ha movilizado a unos 60 efectivos de sus brigadas y a primera hora de la tarde ha conseguido restablecer el suministro eléctrico de forma provisional a los núcleos de población. Asimismo, algunas zonas de Artà y ArtàLlucmajor. El total de abonados afectados ha sido de unos 900.

Según informaron desde Endesa, la fuerza del 'cap de fibló' arrancó por completo hasta once líneas que suministraban a estos municipios. Efectivos del Ibanat y los Bomberos de Mallorca tuvieron que abrir paso a las brigadas de Endesa para poder llegar hasta las líneas afectadas, ya que había una gran cantidad de árboles caídos.

Banyalbufar, tras el 'cap de fibló'

De todas formas, todavía quedan zonas rurales sin suministro y desde Endesa indicaron que están estudiando la instalación de grupos electrónicos para reformar el abastecimiento. Desde Endesa han indicado también que para poder arreglar todas las líneas afectadas necesitarán varios días debido a la complejidad del terreno y los efectos del temporal.

Asimismo, el tren de Sóller, ya que a causa de la tormenta varios árboles cayeron sobre las vías y se hacía imposible la circulación del histórico ferrocarril.