Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramon Roca

"Radar Covid llega tarde, pero facilitará mucho el rastreo de contactos"

"La aplicación es anónima, no da información de quién es el usuario o de dónde ha estado"

Ramon Roca posa con la aplicación de rastreo Radar Covid, ya operativa en Balears.

Ramon Roca posa con la aplicación de rastreo Radar Covid, ya operativa en Balears. manu mielniezuk

Ramon Roca (Terrassa, 1968) se hizo cargo de la dirección general de Modernización y Administración Digital en julio de 2019. Su departamento ha integrado Radar Covid en Balears después de un intento por desarrollar una aplicación autonómica.

P ¿Por qué hay que descargarnos la aplicación Radar Covid

R Porque permite realizar un seguimiento de contactos que nosotros no recordamos o desconocemos. Ahora cuando das positivo, un equipo de personas te llama y te pregunta por tus contactos estrechos y dónde has estado para establecer el origen del contagio y a qué otras personas puedes haber contagiado. La aplicación facilitará mucho el rastreo de contactos porque enviará un aviso de forma anónima a las personas con las que has coincidido en una tienda, por ejemplo. Con esa información, esas personas podrán ir a un centro de salud a hacerse una prueba.

P ¿Cuántos nuevos positivos hará aflorar la aplicación en Mallorca?

R No lo sabemos. La prueba piloto que la secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial realizó en Canarias localizó a un 30% más de contactos. Aquí esperamos un porcentaje similar.

P Para que sea útil se la tiene que bajar muchísima gente. ¿A qué cantidad de descargas aspiran en Balears?

R Los epidemiólogos dicen que alrededor de un 60% de personas la tendría que descargar. Pero pienso que con un 20% o un 30% ya sería una herramienta útil.

P ¿Cuántas personas se la han descargado en Balears?

R No lo sabemos. El Gobierno ha creado el repositorio desde donde descargársela y es quien maneja las cifras, aunque esperamos tener esa información pronto.

P ¿En ningún momento se expone nuestra privacidad?

R Las aplicaciones de seguimiento de contactos son un invento bastante nuevo. Empezaron en Asia, donde sí hubo mucho intrusismo en la privacidad de la gente. Europa quiso crear una tipología que fuese voluntaria y que además preservara la privacidad. Y una investigadora española, Carmen Troncoso, creó un protocolo que reunía esas condiciones: dos móviles que intercambian un código a través de Bluetooth. Cuando alguien es positivo recibe un código en su centro de salud que inserta en su móvil. Son números, no hay información de quién es el usuario o de dónde ha estado en los últimos cuatro días.

P En mayo Balears empezó a desarrollar su propia aplicación Radar Covid, pero lo suspendió.

R Sí. Cuando apareció este protocolo hace tres meses lo analizamos y nos pareció interesante. Nos reunimos con la secretaría de Estado para plantear un posible desarrollo, pero en ese momento todavía no estaban seguros. Era un momento en el que parecía que cada comunidad autónoma iba a sacar su propia aplicación, así que empezamos a trabajar en ella. Pensamos que para Balears era estratégico y quisimos estar preparados. Después el Gobierno inició la aplicación estatal y decidimos integrarnos en ella. Nosotros hemos hecho la versión en catalán, que ya está en marcha.

P ¿La aplicación se ha desarrollado tarde en España?

R Nosotros pensamos que sí, seguramente se podría haber lanzado antes. Hasta el último momento el Gobierno ha querido integrar más protocolos para que la aplicación fuera compatible con las de países como Francia, que no ha adoptado el mismo protocolo que el nuestro. Al final han visto que técnicamente no era posible. En todo caso estamos integrados en el mismo sistema de países como Reino Unido, Alemania, Italia, Holanda o Japón. El Gobierno ha esperado a que hubiese un marco amplio de países para integrarse en ese protocolo, pero se podría haber hecho antes.

P ¿Qué más puede hacer la tecnología contra la covid?

R En primer lugar ha demostrado que podemos trabajar desde casa. Eso lo ha permitido la tecnología del acceso remoto, de teletrabajo, aplicaciones... También ha permitido que la administración no se parase. Ahora intentamos que la tramitación telemática sea lo más ágil posible. Muchos ciudadanos necesitan ayudas, es necesario hacer más trámites y dotar de herramientas a la administración pública para ser más ágil. Por ejemplo, Trabajo gestionaba cinco ERTE al mes y ha pasado a gestionar más de diez mil.

P ¿Cuándo estará implantada la tecnología 5G en Balears?

R No tenemos noticias. Hemos hecho una petición de información tanto a las operadoras como al Gobierno para saber en qué punto estamos. En todo caso, la parte física ya está creada y añadir esta tecnología no pasa por esta dirección general. Según las respuestas que nos llegan parece que la implantación se está atrasando.

P ¿Qué nuevas puertas nos abrirá esta tecnología a los ciudadanos?

R A los ciudadanos, no demasiadas. Está muy enfocada a la interconexión entre cosas y empresas. Por ejemplo, está pensada para que los coches se interconecten entre ellos y evitar así atascos. Para temas de televisión como la subida sincronizada de vídeos a la nube o para gaming, la gente que juega en línea, porque el tiempo de respuesta será muy rápido. Internet irá más rápido, sí, pero la aportación importante será la latencia, el tiempo de respuesta será mucho más corto porque no te responderá un servidor que está en Massachusetts, sino uno que puede estar en la misma isla o en la calle de al lado. En temas de emergencias, por ejemplo, cuando se pierde alguien ahora tienes a una persona con un dron para buscarla. Con el 5G podremos enviar cincuenta drones de manera sincronizada para peinar un área mucho más extensa. No nos cambiará nuestro teléfono móvil, pero sí cambiarán algunos servicios, el tráfico o el transporte.

P ¿Por qué Balears quiere gestionar un canal 5G?

R Lo utilizaríamos sobre todo para emergencias y temas del inteligencia artificial. La infraestructura existe y ya la utilizamos para dar servicios de TDT y TETRA, una red de comunicaciones por radio digital entre los profesionales de emergencias. También es necesario para el internet de las cosas. Por ejemplo, está en marcha un proyecto para sensorizar los torrentes para detectar y prevenir inundaciones.

P ¿Implicará instalar más antenas en Balears?

R En núcleos urbanos implicará instalar microantenas. Son pequeñas y estarán en los edificios, pero las necesitas si quieres tener mucha velocidad y poca latencia. Será un reto tecnológico implantarlas.

P Quieren ir hacia una administración pública sin papel, pero para eso todo el mundo debería tener acceso a internet.

R No estamos tan lejos. Hemos pasado de tener doscientas zonas blancas, que es donde no llega el internet de alta velocidad, a tener treinta. Es un listado que hace el Gobierno en función de dos condicionantes: no tiene que haber cobertura, y ningún operador tiene que tener planificado cubrir esa zona en dos años. En las zonas blancas de Balears viven unas dos mil personas.

P ¿Es demasiado pesada la etiqueta de 'Sillicon Valley' que se le ha puesto al Parc Bit desde que abrió?

R Yo todavía creo, pero hace falta una mayor estructura de comunicación. Como consecuencia de la pandemia nos hemos puesto a analizar qué se puede mejorar para digitalizar las islas. Y nos hemos dado cuenta de que otros parques tecnológicos están haciendo un esfuerzo más grande en comunicación. Hay mucha competencia entre parques y es posible que pensáramos que las empresas vendrían aquí porque sí. Pero vamos a mejorar esa parte para llegar a más empresas.

P ¿Algún día la innovación tecnológica será el motor del cambio de modelo en Balears?

R Sí, pero la innovación seguirá ligada al turismo. Muchas veces se confunde el turismo con el camarero, pero el sector es mucho más. Hay sistemas de reservas como Booking, de captación o de agregación de contenidos que son de fuera y que por tanto no dejan beneficio aquí. Pero están apareciendo empresas de las islas para cubrir esos espacios y eso es muy importante porque de lo contrario solo nos quedaremos con el hotel y el restaurante.

Compartir el artículo

stats