Airbnb lanzó ayer una prueba piloto con nuevas restricciones en su política de reservas para prevenir conductas irresponsables y reducir las fiestas no autorizadas. Se restringen las reservas de alojamientos enteros que hacen algunos menores de 25 años cerca de su localidad de residencia, siguiendo políticas piloto similares en Estados Unidos y Canadá, que han reducido las fiestas no autorizadas, para así "proteger a las comunidades locales". Los huéspedes menores de 25 años con menos de tres evaluaciones positivas en Airbnb no podrán reservar alojamiento entero cerca de su residencia, sino cualquier alojamiento fuera de su área local; pero todo huésped menor de 25 podrá reservar habitaciones privadas vía Airbnb, independientemente de dónde viva.