Desde principios de año, la residencia de ancianos Oms, que forma un único centro junto a la de Sant Miquel, se encuentra sin sistema de climatización debido a una avería. Esto obligó a trasladar a los residentes ante las altas temperaturas que se prevén para estos días.

De esta manera, se trasladaron nueve ancianos con movilidad al edificio de Sant Miquel, mientras que los diez residentes restantes, que se encuentran encamados, permanecen en el centro de Oms con ventiladores y aires acondicionados portátiles en las zonas comunes. Esta residencia es gestionada por el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS), que depende del Consell de Mallorca. La reparación de la avería se vio retrasada por la cuarentena, y todavía continúa sin fecha prevista para la obra. Sin embargo, en el último pleno, se aprobó una modificación de crédito de 250.000 para comprar la nueva máquina de climatización.