Con agosto ya arrancado a medio gas, pintan bastos para el sector turístico. El cúmulo de malas noticias de los últimos días, la cuarentena y la recomendación del Gobierno británico de no venir de vacaciones ni a España ni a sus islasla cuarentena y la recomendación del Gobierno británico de no venir de vacaciones ni a España ni a sus islas más la escalada de brotes de covid-19, también en Mallorca, ha llevado a una "situación crítica". Se dibuja un agosto tan cuesta arriba, mes en el que se confiaba dar un impulso a la temporada de la pandemia, que ni siquiera se vislumbran ventas para "dentro de tres semanas", según describe el panorama Gabriel Llobera, presidente de la Agrupación de Cadenas Hoteleras de Balears (ACH).

Con TUI Reino Unido y Jet2 con sus operaciones suspendidas hacia a la España peninsular y los archipiélagos, los destinos mallorquines más perjudicados son los que tienen mayor dependencia del mercado emisor británico, que han llevado a replantear aperturas hoteleras previstas para recibir a turistas en el mes por excelencia de la temporada alta e incluso tomar decisiones de cerrar puertas. "Intentaremos aguantar por el bien de los trabajadores", dice Llobera. "Espero que podamos", añade".

El panorama es más cuesta arriba en un agosto que hace apenas unos días se tornaba esperanzador a razón de la recuperación de la conectividad aérea, en un Son Sant Joan en el se que están registrando ya en torno a la mitad de las operaciones en comparación con las jornadas de récord de las ultimas temporadas, cuando se rondaba el millar de vuelos diarios, con aviones repletos, detalle que se torna complicado con el miedo a los contagios en tiempos de pandemia y la caída de las conexiones con el Reino Unido.

Las reservas se van "cerrando semana a semana", avisa Gabriel Llobera. Y es más: "No tenemos ventas para dentro de tres semanas". El vicepresidente de la patronal dibuja un nivel de cortoplacismo e improvisación en los planes de negocio desalentador por el riesgo qu entraña en la temporada marcada por el norte de tener las menos pérdidas posibles.

Para más inri, se tiene que torear con la escalada de focos de covid-19, como los que se han producido la semana pasada en Mallorca, uno directamente en un hotel ubicado en Portopetro, en el término municipal de Santanyí entre personal de establecimiento, lo que ha llevado a confinar a una cuarentena de trabajadores

A este se suman los turistas nacionales, que han sido aislados, uno de ellos con un positivo en covid-19, en un hotel de Peguera, Calvià.

El vicepresidente ejecutivo de Garden Hotels evalúa los acontecimientos. "Puede pasar en cualquier momento y así es como hay que proceder", explica.

Lo ocurrido la semana pasada certifica que "realmente están funcionando los protocolos", destaca el hotelero.

Se han seguido los planes establecidos cuando se empezó a gestar la apertura de la isla al turismo, en pleno estado de alarma con los establecimientos cerrados, mientras se diseñaban estrictos protocolos de seguridad a un ritmo acelerado y se fueron dibujando junto con el plan piloto del corredor con Alemania. Llobera estuvo en primera línea junto con otros empresarios y la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca, codo con codo el sector privado con el Govern.

Exigen pruebas PCR

En aquel proyecto ya se recogía que la Administración balear, a través de la conselleria de Salud, reservaría establecimientos para aislar a turistas por riesgo de coronavirus. Como adelantó este diario, la adjudicación se hizo el pasado lunes al hotel Morlans Garden, por 90.000 euros.

En todo el Estado español se está lidiando con cerca de 500 brotes de coronavirus activos. En el archipiélago, a finales de la semana pasada se tenían registrados 25. Una situación controlada que sigue situando a las islas en mejor situación frente al Reino Unido y otras comunidades autónomas. "La pena es que nos han metido en el mismo paquete de la España peninsular", se queja el presidente de la ACH. Llobera considera que "deberían tratarnos diferente".

Los hoteleros siguen exigiendo que se hagan test PCR. Así se previó en el plan piloto diseñado en Balears, que en su aprobación en Madrid se eliminó. La patronal nacional CEHAT, de la que forma parte la mallorquina, urge al Gobierno a que presione a la UE para que se establezca un control activo de pruebas en origen y destino de los viajeros. "Sería seguro para ellos y para nosotros que vinieran con los test", defiende Llobera, "tenemos que dar un mensaje de confianza".

Reino Unido

La caída de las ventas con el Reino Unido, de dónde se preveía llegarían muchos turistas por considerarlos más 'atrevidos' que los alemanes en el verano covid, a pesar de enfrentar una complicada situación ante la pandemia en su país, trae cola . "El mercado más perjudicado es el británico pero -advierte Gabriel Llobera- no ayuda al resto tener una banderita roja". El presidente de la ACH dice que "el deseo" es que la temporada continúe "hasta septiembre". Las empresas, reivindica, necesitan "liquidez", y pide medidas fiscales a nivel local, autonómico y nacional, más allá de la extensión de los ERTE.