Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

"Muchos me dijeron que fuese más realista y no aspirase a ir a Harvard"

Mar Fernández, primera mallorquina con una beca completa en la prestigiosa universidad norteamericana

Mar Fernández, futura alumna de Harvard.

Mar Fernández, futura alumna de Harvard. yaiza rodríguez

Mar Fernández, alumna del IES Son Pacs, cumple su sueño americano. Se trata de la primera mallorquina en recibir una beca completa para Harvard, Yale y Stanford, las tres universidades más prestigiosas de Estados Unidos. Además, es la única española que ha conseguido la hazaña este año. La joven se decantó por Harvard debido a su importante departamento de matemáticas. El centro se ubica en la ciudad de Boston y allí empezará sus estudios este 2021.

Hace tres años, Mar Fernández estudió durante un curso en Estados Unidos, y le gustó tanto su sistema educativo que quiso repetir la experiencia en la universidad. "Les di un buen disgusto a mis padres, porque ellos nunca quisieron que me fuera tan lejos, pero poco a poco me han apoyado", comentó la alumna.

Fernández empezó a mirar todas las posibilidades de ir becada a EE UU, cuando se dio cuenta de que sus únicas opciones eran ir "a la élite, porque las universidades que no son tan buenas no dan becas a extranjeros". La estudiante se informó en profundidad de cómo funcionaba el sistema de admisión en estos centros, y es que según explicó "se trata de identificar qué es lo buscan las universidades y dárselo".

Mar Fernández hizo el Bachiller normal español y el internacional al mismo tiempo en el IES Son Pacs, el único instituto mallorquín que ofrece hacerlos a la vez. "Es un montón de trabajo porque además tenía que prepararme por mi cuenta otras asignaturas y exámenes para competir con los estudiantes estadounidenses. Por ejemplo, he tenido que estudiar matemáticas muy avanzadas o historia de Estados Unidos", apuntó la alumna.

Los exámenes estadounidenses de admisión a la universidad, el equivalente a la selectividad española, los realizó en la Rafa Nadal International School. "Para tener alguna posibilidad de entrar en Harvard tienes que hacerlo mejor que el 99% de la gente", aseguró Mar. Y es que las ratios de admisión a este prestigioso centro son muy bajos. Este año, se presentaron 40.000 personas con todos los requisitos necesarios, pero solo 1.900 lograron una plaza.

La futura universitaria aún no tiene muy claro lo que va a estudiar: "A mi me gusta mucho la rama de ciencias sociales o políticas, pero también me encantan las matemáticas, así que a lo mejor combino ambas cosas". La estudiante comentó que esta libertad de elección es lo que más le gusta del sistema educativo estadounidense.

"No tienes que elegir la carrera exacta antes del primer año, tienes los dos primeros cursos para probar las diferentes clases, ver lo que te gusta y decidir lo que quieres hacer", aclaró la joven, que aseguró que este sistema "se adapta mucho a cómo soy, porque aunque no tengo claro lo que quiero ser, tener un título de Harvard te abre muchas puertas".

Además, Mar Fernández agradeció que sus padres no la presionaran en ningún momento: "Ha salido todo de mí y están superorgullosos, pero nunca me dijeron lo que tenía que hacer, y eso me ha ayudado a motivarme". Por otro lado, sí se topó con opiniones negativas: "Muchas personas, sobre todo expertos en admisiones en estas universidades, me dijeron que no lo conseguiría, que fuese más realista y no aspirase a ir a Harvard o Stanford", confesó Fernández.

El próximo curso en Harvard empezará este agosto, pero debido a las medidas de seguridad por el coronavirus, las clases serán online. A Mar esta idea no le hizo "ninguna gracia", de modo que pospondrá su entrada en la universidad hasta 2021 y disfrutará de un año sabático. "Este año me encantaría hacer un voluntariado en Tailandia enseñando inglés a niños pequeños", comentó. Y aunque todavía no esté segura de lo que hará cuando termine la carrera sí tiene claro que, ya sea años después o justo al acabar de estudiar allí, regresará a Mallorca.

Universidad no para todos

Las universidades estadounidenses, sobre todo las de la élite, pueden alcanzar precios demasiado altos para muchos alumnos. En el caso de la Universidad de Harvard, cada curso tiene un coste de 85.000 dólares, por lo que el nivel económico familiar se convierte en un elemento esencial.

Sin embargo, este factor condiciona la entrada en la universidad desde mucho antes. Así lo detalló Mar Fernández: "Que tus padres no tengan dinero complica mucho las cosas en Estados Unidos, porque tienes que competir con personas que han tenido un montón de facilidades como tutores personales desde los 12 años".

La joven no contó con estas ayudas, y según relató estudió los exámenes de admisión "con libros que compraba en Amazon o con vídeos de internet, YouTube ha sido mi salvación".

"Me decían que pidiendo beca sin haber sido campeona olímpica de nada y sin tener ninguna ayuda externa ni lo intentara", afirmó Fernández.

"Como mis padres no tienen dinero para pagarme los estudios en Estados Unidos, tenía que sacarlo con una beca, y para que te la den tienes que sacar sobresaliente en toda la ESO y Bachiller", explicó. Además, las posibilidades de entrar con beca en casi todas las universidades son incluso más bajas que por las vías ordinarias, "sobre todo en Stanford que es la más difícil de entrar de todo el país".

A pesar de todo, Mar Fernández se hizo con una plaza en una de las universidades más prestigiosas del país americano junto a una beca completa que incluso cubre el alojamiento, los vuelos desde España y 2.000 euros anuales para material escolar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats