Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empleo

Baleares quiere acelerar su descarbonización y crear 30.000 puestos de trabajo

Las islas prevén liberarse de la dependencia del carbón antes de 2040 - El Govern insta a los ciudadanos a cambiar el coche por la bici o el bus

Martín Ribas, Marc Pons, Juan Pedro Yllanes y Laureano Álvarez, ayer en la sede de Endesa en Palma.

Martín Ribas, Marc Pons, Juan Pedro Yllanes y Laureano Álvarez, ayer en la sede de Endesa en Palma. endesa

El Govern y Endesa presentaron ayer la hoja de ruta para la descarbonización de Balears en 2040, un hecho que la situaría como una de las comunidades pioneras en la transición energética. "Las islas servirán de referencia para el resto de territorios de la Unión Europea", expresó Martí Ribas, director general de Endesa en Balears, basándose en un estudio de Deloitte.

Este proyecto tiene como objetivo eliminar en veinte años la producción de energía a través del carbón. Una evolución que podría suponer una importante reducción en el precio de las facturas. Así lo afirmó Martí Ribas: "El coste energético de los hogares se reducirá un 37% en 2030 y un 72% en 2040".

Además, Ribas destacó la cantidad de puestos de trabajo que se crearán con este nuevo sistema:"Durante los próximos veinte años se podrán generar en Balears hasta 30.000 empleos". Un dato que corroboró Juan Pedro Yllanes, vicepresidente y consejero de Transición Energética en el Govern: "La apuesta por las energías renovables trae consigo la creación de puestos de trabajo fijos y de calidad que ayudarán a combatir los malos efectos de la pandemia".

Cierre Es Murterar

Uno de los primeros pasos de este proyecto supuso el cierre parcial de la central Térmica de Es Murterar, en Alcúdia. Este acontecimiento provocó despidos y traslados de algunos trabajadores a la penínusla. Yllanes explicó que, a pesar de algunas críticas, ha llegado el momento de dar un cambio en el modelo energético de Balears: "El primer paso se dio con el cierre de las dos unidades más contaminantes de la central de Alcúdia que funcionaban con carbón. Con este programa buscamos ser pioneros en la implementación de un nuevo modelo económico".

Las propuestas para cambiar el actual sistema de abastecimiento energético y eliminar el carbón pasan por una apuesta hacia las energías renovables, placas fotovoltaicas y el apoyo hacia el transporte público. El conseller de Movilidad y Vivienda en las islas, Marc Pons, informó de que se está trabajando en construir una red ferroviaria 100% eléctrica y más amplia: "Tenemos un proyecto de una nueva red ferroviaria para unir toda la Bahía de Palma. Asimismo, instó a los ciudadanos a cambiar algunos hábitos del día a día: "Hay que reducir la utilización de vehículos privados y darle más relevancia a los viajes con el transporte público o en bicicleta". En lo que respecta a la vivienda, Pons defendió que desde el Govern se está trabajando con la mirada puesta en apostar por las energías renovables. " La construcción de la vivienda pública se está realizando con la cualificación energética A. El gran reto de las islas es optimizar los recursos del parque de vivienda construido".

Ley de cambio climático

Una de las herramientas para que este proceso de descarbonización se pueda producir es la Ley de Cambio Climático y Transición Energética aprobada el año pasado en el Parlament. Según defendió Yllanes, esta normativa sustenta el proyecto de transición hacia el 2040: "En Balears tenemos una herramienta esencial para este proceso, la ley de Cambio Climático. Es un instrumento legislativo que nos situó como pioneros a nivel estatal en la lucha contra el calentamiento global. La apuesta por esta ley se hace para afrontar de una vez por todas este problema y apostar por energías renovables".

El vicepresidente también quiso dejar claro que este proyecto contará con el respaldo del Ejecutivo balear: "Desde el Gobierno no vamos a escatimar ni un sólo esfuerzo para llegar al horizonte de la implementación total de las energías renovables".

El sistema descarbonizado costaría entre 6.000 y 7.000 millones de euros directos hasta 2040 y reduciría los costes de producción de energía eléctrica un 55 %.

Compartir el artículo

stats