Después de una semana informando a la población sobre la obligación de utilizar la mascarilla, las multas por no usarla se convirtieron desde ayer en una realidad. Ante esta situación, los ciudadanos acataron la normativa y se hizo difícil ver bocas descubiertas por las calles de Palma.

"Si es obligatorio y es para el bien de todos nosotros, me parece bien, habrá que mantener una disciplina de alguna manera", comentó María Antonia Ferrer. En la misma línea se expresó Carmen Solís ."Son medidas necesarias si queremos mantener esta situación; si no las usamos lo que vendrá será peor que esto".

Residentes y turistas recorrieron la ciudad ante la atenta mirada de los agentes de policía que velan por el cumplimiento de la normativa. La cuantía de la multa por no llevar la mascarilla depende de varios factores, de modo que no se puede saber hasta que no se estudie cada caso.

El importe, que se sitúa entre los 50 y los 100 euros, variará según la cantidad de personas que haya, si el infractor es reincidente, si colabora con la autoridad... En el caso de resistirse a los agentes, el multado se enfrentará a otra legislación, pero en ningún caso la multa por no llevar la mascarilla podrá superar los 100 euros diarios. La sanción llegará posteriormente a casa indicando la cuantía, incluso en el caso de los turistas.

Aunque la gran mayoría de personas llevaban mascarilla, no siempre lo hacían de la manera adecuada. Es el caso de Daniel Tauler: "Sé que es una irresponsabilidad no llevarla bien puesta, porque no sé si estoy contagiando a la gente, pero es que es un agobio, sobre todo por el calor", explicó con la prenda bajada hasta el cuello.

Sin embargo, no faltaron las voces contrarias y escépticas ante el uso de la mascarilla. "Yo no pienso que haya ningún virus, es todo un cuento y no me lo creo", declaró Elena García con la cara totalmente descubierta. Junto a ella, Sara Medina, también sin protección, se mostró igualmente escéptica: "No me da la gana usarla. Hay mucho rollo, los políticos no se contagian, solo nos contagiamos nosotros".

Los jóvenes, señalados

La culpa de que haya más casos de coronavirus muchas veces recae en la "irresponsabilidad" de los jóvenes. Así lo consideró Laura Orteu: "La juventud tiene la culpa de los rebrotes porque no respetan, hacen botellones, reuniones, fiestas...".

Carmen Solís difirió: "La culpa no la tienen los jóvenes, eso son tonterías, pero tienen que echarle la culpa a alguien", indicó. "Los jóvenes tienen que divertirse y hacer vida, si lo contagian pues mala suerte. Y es que si no te contagias por uno, te contagias por otro", sentenció Solís.