Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La conspiración para hurtar a los ciudadanos decidir sobre su Gobierno ha fracasado"

"La pandemia ha demostrado que no teníamos ni el mejor sistema autonómico ni el mejor sistema sanitario"

Ernesto Ekaizer, quien el próximo martes presentará su nuevo libro.

Ernesto Ekaizer, quien el próximo martes presentará su nuevo libro. silvia fischesser

P El escenario que describe refleja una situación, en distintos frentes unidos, demoledora políticamente y en lo que se refiere a las instituciones.

R Hay una percepción después de la investidura de que el Gobierno de Pedro Sánchez será débil y puede caer en cualquier momento. Mes y medio después de la investidura llegó el coronavirus y la derecha pensó que el camino estaba abierto. Ahora lo que ocurre es que se dan cuenta de que eso no es posible y que todos los esfuerzos desplegados en los distintos frentes han fracasado.

P ¿Los ataques incluso están fortaleciendo la unión entre los socios del Gobierno, en especial entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias?

R La relación entre Sánchez e Iglesias es muy buena. De alguna manera Pablo Iglesias se ha convertido en una especie de asesor áulico de Pedro Sánchez.

P Pedro Sánchez ha fracasado al intentar colocar a Calviño al frente del Eurogrupo.

R La segunda derrota de Calviño y España, sin contar la de Guindos en 2013,es más relevante que la primera porque ha perdido ante un candidato conservador y un país que es un semi paraíso fiscal, Irlanda. El cargo de presidente del Eurogrupo no es ejecutivo ni tiene voto de calidad, es coordinador. Que Francia y Alemania, promotores del plan de recuperación, hayan apoyado a Calviño y hayan perdido la batalla es significativo. Han ganado los más pequeños y los países llamados frugales del Norte de Europa, que quieren imponer condiciones más duras a las ayudas de la recuperación.

P La crispación ya existía, en especial agudizada con el conflicto catalán. ¿El estallido del coronavirus la ha incrementado?

R La crispación ahora es particular. Lo nuevo sería que se forma un Gobierno de coalición, algo inédito desde 1936 en España, y la derecha empieza de alguna manera a ver que eso que se temía es una realidad. Ese es el elemento diferencial de la nueva crispación. De inmediato llega la crisis del coronavirus y eso incrementa en determinados sectores mediáticos y desde luego en PP y Vox, en menor medida Ciudadanos por su fracaso electoral, la expectativa de una legislatura muy corta. Empiezan a agitar el tema de las víctimas. Vuelven a recrear el clima que hubo cuando el 11 de marzo de 2004, con el atentado de Atocha, en el que durante días plantearon un debate sobre el autor de la matanza. Empiezan a agitar el tema de que el Gobierno miente y lo transforman en alfombra roja, o negra más bien, con la que piensan que pueden asaltar el poder. Y todos los actores, en distintos ámbitos como el judicial, empiezan a jugar sus cartas.

P Con el estado de alarma como ariete.

R Sí. La derecha dice que es de excepción y los nacionalistas que es un intento de recentralizar España. No es ni lo uno ni lo otro.

P ¿Esperaba que al ataque al Gobierno de PSOE y Podemos se uniera Felipe González?

R Que Felipe González tilde al Gobierno de PSOE y Unidas Podemos de camarote de los hermanos Marx es muy importante para la derecha. Ahora que el planteamiento neoliberal se hunde, cuando la derecha o sus portavoces más intelectuales como el Financial Times, apuesta por un cambio, González en lugar de reivindicar un espíritu de carácter socialdemócrata ataca al Gobierno de coalición. Creo que eso revela, como se suele decir, que la existencia determina la conciencia. Así como se vive...

P ¿En ese declive neoliberal está más cerca de Aznar?

R Claro. En el libro hay un capítulo dedicado a Aznar que refleja que está desesperado. Todo el mantra de equilibrio presupuestario, de lucha contra el déficit... La derecha está fracasando. Pero siguen con el mantra y ahora se les viene abajo. Por eso, igual que le dieron la vuelta al 11M, le han dado la vuelta y afirman que España va a ser rescatada, por ejemplo. Es una milonga, pero lo del rescate cala en gente de buena fe.

P ¿Los recortes han dificultado la respuesta de España a la crisis?

R Los recortes de sanidad no explican el cien por cien de las dificultades para combatir el coronavirus, aunque nos han reducido capacidad y planificación. También en esto hay dos elementos. No es cierto que el Estado autonómico estuviera consolidado y España no tenía el mejor sistema sanitario del mundo. Las dos cosas van de la mano, porque el sistema sanitario está traspasado a las comunidades autónomas. Desde esa perspectiva los gobiernos autonómicos no hicieron su trabajo, como mantener un sistema de reserva de mascarillas por ejemplo. No digo que haya que revertirlo, pero hay que asumir que no teníamos ni el mejor sistema autonómico ni el mejor sistema sanitario. Ahora hay que reprensar las dos cosas.

P Afirma que la política más que judicializada se encuentra criminalizada.

R Es un estado criminalizado, penalizado desde el punto de vista del derecho penal. Todas las demandas, las querellas, son una muleta muy activa de la actividad política.

P ¿Estamos ante un sistema a punto de ser fallido? Tenemos todo en entredicho, incluso la jefatura del Estado.

R Yo diría que estamos en una crisis reptante, agónica, si no renovamos. Las operaciones de don Juan Carlos, en relación al dinero de Arabia Saudí y el logrado a través de dos fundaciones, son de especial gravedad. Creo que tendrá que declarar ante el Supremo como imputado. Es inevitable porque los datos prefiguran indicios racionales de criminalidad. Felipe VI aprovechó la cortina de humo del estado de alarma, lo que llamo el coronavirus como cordón sanitario del corinnavirus. Renuncia a la herencia y le quita la asignación a su padre. Es una escena de teatro porque no puedes renunciar así a una herencia.

P Los ataques se centran de manera muy especial contra Pablo Iglesias. ¿Si al final la Justicia actúa contra él caerá el Gobierno?

R Esa cuestión la incluiré en la segunda edición del libro. Cuando cerré la primera, era aun prematura. Pero le adelanto que todo eso no va a funcionar. Se está montando una historia que no va a ninguna parte y que acabará en archivo, o debería. Aunque de momento está haciendo mucho ruido.

P ¿Hay algún mensaje positivo que pueda dar después de este análisis ?

R Que la conspiración ha fracasado. Que la idea de hurtar a los ciudadanos la posibilidad de decidir cuál es su Gobierno ha fracasado. Y eso es muy positivo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats