Balears registró el primer trimestre de este año la mayor tasa de demandas de disolución matrimonial de toda España, aunque descendió con relación al mismo periodo de 2019. Poniendo en relación las demandas de disolución matrimonial del total del año con la población a 1 de enero de 2020, se observa que el mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se ha dado en Balears, de un 6,6; seguido de la Comunidad Valenciana, con un 6,5; y La Rioja, 6,2.

De enero a marzo, el número de demandas de disoluciones matrimoniales -separaciones y divorcios, tanto de mutuo acuerdo como no consensuados- en Balears se redujo un 11,7 por ciento respecto al mismo trimestre de 2019.

Los datos, recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, muestran que durante los primeros tres meses del año se registraron en las islas un total de 651 demandas de disolución matrimonial mientras que en 2019 fueron 737. El TSJIB ha precisado que los datos correspondientes al primer trimestre de 2020 muestran importantes disminuciones interanuales en casi todas las formas de disolución matrimonial.