Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Bernardí Comas: "Los turistas con Covid-19 serán derivados a la privada"

"Los pacientes han hecho un uso responsable de Urgencias durante el estado de alarma"

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

P ¿Qué principal lección han aprendido en el servicio de Urgencias de la pandemia de Covid-19

R Nos ha permitido llegar a tres conclusiones. La primera que como hospital hemos sido capaces de cambiar nuestra forma habitual de trabajar y adaptarnos rápidamente a las nuevas circunstancias; la segunda la implicación y el compromiso demostrado por todos los profesionales para combatir la Covid y, en tercer lugar, que los pacientes han hecho un uso responsable del servicio de Urgencias durante toda la pandemia.

P ¿Ha sido un uso responsable o el temor a contagiarse si acudían al hospital?

R Sí, también ha habido un cierto temor o miedo a venir a Urgencias pese a que en todo momento ha sido un servicio seguro con dos circuitosbien diferenciados, uno para patologías respiratorias y otro para el resto de enfermedades.

P ¿Qué porcentaje del servicio estaba centrado en la Covid?

R Durante los meses más duros de la pandemia, marzo, abril y principios de mayo, hasta un 50%. Usábamos estos cinco boxes para el coronavirus (los muestra durante un paseo por la unidad) porque justo aquí al lado se ha instalado una sala para realizar radiografías. Ahora hay reservado un 30% del área asistencial para esta enfermedad, aunque la podemos ampliar si aumentan las necesidades por un rebrote.

P ¿Cuáles han sido los principales problemas que ha traído la pandemia a su servicio?

R No han sido tantos como en las Urgencias de Madrid o Barcelona, que han tenido una situación diferente. Nosotros hemos disfrutado de mejores condiciones. No hemos tenido ningún déficit de recursos humanos y profesionales de otros servicios como Traumatología, Medicina Interna y otros de áreas quirúrgicas no han dudado en venir a echarnos una mano. De la misma manera que trabajadores de mi servicio han ayudado al de Neumología en planta.

P Han recibido esos apoyos porque apenas se operó durante lo más duro de la crisis...

R Sí, eso es verdad. Solo se intervenía lo emergente, las urgencias, y las patologías oncológicas.

P Respecto a la menor frecuentación de usuarios por temor a contagiarse, ¿había algún motivo real para albergar ese miedo?

R Pienso que no porque la gente ya estaba informada de que había dos circuitos bien diferenciados y seguros. Pero lo cierto es que en estos meses hemos visto menos patologías habituales como infartos e ictus y soy de la opinión de que se han producido los mismos episodios de este tipo, el coronavirus no ha disminuido las patologías cardiovasculares o digestivas. Simplemente no se venía por un exceso de precaución o celo.

P Hágame un balance asistencial de lo que ha supuesto hasta el momento esta pandemia para su servicio y para este hospital.

R Hemos atendido un total de 1.567 urgencias totales por sospecha de Covid entre los meses de marzo y mayo. De ellas ingresaron 615 y tan solo se confirmaron como contagios positivos 102, lo que nos dio una tasa de confirmación del 16,59%, bastante más baja que en otras comunidades autónomas. En la UCI llegaron a tener ingresados hasta 55 pacientes en su pico máximo y han fallecido un total de 50 personas, 15 en la unidad de críticos y los 35 restantes estando ingresados en planta.

P ¿Qué espera de este verano asistencialmente hablando?

R Confío en que no caigamos en una falsa sensación de seguridad y que sigamos manteniendo las medidas de higiene, las mascarillas, el lavado de manos frecuente y la distancia de seguridad en los lugares en los que haya una gran afluencia de personas. También creo que, al haber menos turismo, las urgencias que atendamos bajarán entre un 25% y un 30% respecto a veranos anteriores.

P ¿Tendrán un respiro este verano con los intoxicados etílicos y los casos de balconing?

R Parece que sí porque será más complicado participar en eventos lúdicos. En estos momentos ya estamos teniendo menos intoxicados etílicos que en las mismas fechas del año pasado.

P De este servicio emanó una propuesta hace tres años de montar una carpa en el municipio de Calvià

R Sí, porque un servicio de Urgencias no es lugar más adecuado para ingresar a un paciente intoxicado una vez que se le ha hecho un triaje y se ha comprobado que no reviste gravedad. Por eso se propuso que fueran alojados en carpas o fueran atendidos en los centros de salud.

P ¿Qué trastornos provocan este tipo de pacientes?

R Un intoxicado en Urgencias convive con pacientes con otras patologías más graves y los altera. Sufren cuadros de agitación psicomotriz que nos obligan a sedarlos o a contenerlos mecánicamente. Lo ideal sería que no llegaran hasta aquí, pero es una asignatura pendiente.

P ¿Cómo recibió el Servei de Salut

R El Servei de Salut estaba inicialmente a favor, pero luego se echó para atrás.

P ¿Sabe o sospecha por qué motivo?

R No. Nos trasladaron que en esos momentos era una iniciativa inviable. {La propuesta sugería que la carpa y los servicios sanitarios que atendiesen a los intoxicados debían ser sufragados por los empresarios de ocio de Calvià, los más beneficiados por el turismo de borrachera. Pero estos pusieron el grito en el cielo apelando a la mala imagen que la carpa daría a uno de los municipios más turísticos de Mallorca)

P Empiezan a llegar los turistas. En caso de que se dé un brote de coronavirus importante en este colectivo, ¿serán atendidos en Son Espases

R Se ha elaborado un protocolo que establece que los casos positivos entre turistas serán derivados y atendidos por la medicina privada, pero somos conscientes de que algún paciente llegará aquí. Y hemos de asumir que tendremos algún brote epidémico importante. Por eso habremos de mantener el circuito Covid de manera indefinida. Vamos a tener que acostumbrarnos a convivir con portadores asintomáticos.

P ¿Qué pasará con los turistas que viajen con la tarjeta sanitaria europea y se nieguen a ser atendidos en la privada y pagar de su bolsillo por ello?

R No lo sé, eso lo está gestionando el Servei de Salut con las privadas. Lo que puedo decir es que si aparecen por aquí, atendiendo a nuestra filosofía, no nos negaremos a atenderles.

P ¿Cómo se actuará con los casos sospechosos de Covid?

R El triaje determinará si hay criterios para enviar al paciente al circuito Covid. Una vez allí se hará una PCR a todos los sospechosos y los positivos con sintomatología serán ingresados en planta y los asintomáticos serán dados de alta, pero saldrán ya con una cita para una consulta específica de Covid en Atención Primaria.

P Cuénteme cómo ha sido su trayectoria personal y cuál considera que ha sido la principal mejora introducida en el servicio durante su jefatura.

R Soy médico de Familia de formación y abrí el hospital de Manacor y, como jefe de Urgencias, también el de Son Llàtzer. En septiembre de 2014 me incorporé a Son Espases como responsable de este departamento. ¿Mejoras? Creo que hemos mantenido todo lo bueno que ya habían hecho mis antecesores y hemos redimensionado los recursos humanos a la demanda que tenemos. Se ha mejorado la infraestructura del servicio y, por ejemplo, la zona de camillas ha pasado de tener 12 plazas a 24. Y separadas con mamparas para proporcionarles más intimidad a los pacientes. He tenido la fortuna de dirigir a un equipo de profesionales muy comprometido con el servicio.

P ¿Cuántos profesionales conforman su equipo?

R Somos un servicio grande (llama a su secretaria y recaba los datos solicitados) con 41 médicos, 90 enfermeras, 65 auxiliares y 60 celadores que compartimos con Urgencias pediátricas.

P ¿Cuántas urgencias atendieron el pasado año?

R Unas 400 diarias. En todo el año pasado atendimos 157.461 urgencias. Y es el récord porque cada año suben un 3,5%.

P Menos este...

R Sí (risas), este año creo que haremos menos (por la menor frecuentación durante la pandemia).

P ¿Qué déficit asistencial le queda pendiente?

R Mejorar la coordinación con Atención Primaria, entre Urgencias y el médico de cabecera. Y el tema sociosanitario, que hay que potenciar porque un hospital de agudos no es el lugar adecuado para ingresar a pacientes pluripatológicos crónicos complejos o crónicos avanzados.

P ¿Qué le pediría a la gerencia de forma inaplazable?

R El servicio de Urgencias es el espejo del hospital, la imagen que el hospital trasmite a la población. Esto provoca que nuestras demandas sean habitualmente satisfechas.

P ¿Cuál ha sido su peor experiencia?

R En general, cuando fallece de forma inesperada unos de mis pacientes. Yo lo percibo como un fracaso absoluto.

P ¿Y la más gratificante?

R También te diría que, en general, cuando salvas la vida a alguien o evitas una muerte. También guardo muy buen recuerdo de mi despedida como jefe de Urgencias de Son Llàtzer. Fue muy entrañable.

P ¿Sufre alguna pesadilla recurrente?

R Sí, soy padre y me preocupa no poder dedicar más tiempo a mi familia. Ser jefe de este servicio implica que has de estar pendiente las 24 horas del día.

P ¿Ante qué situaciones le llaman sus subordinados?

R Los compañeros filtran muchos problemas pero me llaman cuando hay múltiples víctimas o para consultarme cuando hay que hacer un trámite judicial.

P ¿Sigue haciendo guardias?

R Sí, tres o cuatro al mes. Se toma mejor el pulso al servicio a las cinco de la madrugada (risas).

P ¿Cuánto esperan de media los pacientes leves que llegan a su servicio?

R Los de nivel 4 y 5, que no deberían llegar aquí, unas 2,5 horas de media. Y la mayor parte de reclamaciones que tenemos son de ellos. El paciente grave no reclama cuando es atendido. Y el leve debe esperar porque no tenemos recursos ilimitados. Hemos inaugurado un punto de información en el que se comunica a la gente que hay una selección por gravedad y que los casos leves tardarán en ser atendidos. Ahora tenemos menos reclamaciones pero la gente no se va a su casa tras ser informada.

P ¿Cómo van a manejar la próxima campaña de gripe con el SARS-CoV-2 también circulando?

R Habrá que aumentar el número de pruebas PCR. Tendremos que volver al 40% del servicio dedicado exclusivamente a la Covid, y estamos capacitados para aumentarlo más, y, ante la duda, habrá que manejar los casos como si se trataran de coronavirus.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats