Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Miquel Mir: "El decreto territorial retorna la dignidad al suelo rústico y limita el alquiler turístico"

"Comparto que hay medidas difíciles de comprender para ecologistas o militantes de Més, pero hay otras positivas y no se consume territorio" - "Se desclasifican 600 hectáreas para 50.000 habitantes"

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

P ¿El decreto de protección del territorio que ha impulsado su Conselleria es para mitigar el descontento de la izquierda con el primerprotección del territorio decreto de medidas urgentes por la Covid-19

R En absoluto. Estaba iniciada su redacción desde hace meses. Hay una relación a nivel de mensaje entre los dos decretos. El primero dejaba claro que era necesario activar toda una serie de medidas excepcionales; ante una serie de derivadas sociales, económicas y laborales muy tristes para esta comunidad. Son medidas temporales y acotadas exclusivamente al suelo urbano consolidado y sin consumir territorio. El segundo decreto complementa este mensaje, que es cierto que estamos en crisis sanitaria, pero también debemos abordar sin demora la crisis ecológica y climática.

P No me negará que entre las bases de su partido, Més, no están muy a favor de medidas como las ampliaciones y reconversiones de hoteles o fiar la reactivación económica a la construcción.

R Es cierto que hay medidas que son difíciles de comprender para la militancia de un partido como Més y que yo puedo compartir. No obstante, nos encontramos en una situación de extrema dificultad en todos los sentidos y el primer decreto contempla también medidas muy positivas de carácter social y sociosanitario o el caso de la reconversión de zonas maduras, que a mi entender como geógrafo son muy interesantes. Obviamente hay medidas que, por una parte de la sociedad o de la militancia de mi partido, son más difíciles de compartir. En el seno del Govern se ha trabajado mediante el diálogo. Desde Medio Ambiente lanzamos un mensaje nítido sobre el modelo territorial que queremos para nuestras islas.

P ¿No le parece que basar la recuperación económica en la construcción es la política que siempre ha hecho el PP?

R Hay diferencias muy importante con respecto a la estrategia de los gobiernos del PP. La construcción no solo son viviendas, también es obra pública, obra verde y obra azul. Ello queda reflejado en el primer decreto ley, al igual que también queda muy claro que la construcción no debe ser sinónimo de consumo del territorio.

P Usted se reunió con los grupos ecologistas una semana antes del decreto y les prometió que no se potenciaría la construcción para salir de la crisis.

R Es cierto y me reafirmo en lo que les dije. Ha sido así y no se pretende reactivar la economía con la construcción.

P El GOB y Terraferida no piensan lo mismo

R Lo sé y las dos entidades ecologistas saben que tienen todo mi respeto y simpatía. Soy una persona convencida de la ideología ecologista. Lo que reafirmo es que el decreto acota la construcción en zona urbana y huye del consumo de nuevo territorio. El segundo decreto, el de medidas territoriales, incluso elimina crecimientos urbanísticos potenciales.

P ¿No comparte, pues, la opinión de que el primer decreto son medidas de manga ancha para hoteleros y constructores?

R Hay medidas que ciertamente pueden dar a entender eso, como las ampliaciones de hoteles en un 15%. Entiendo y respeto las críticas, pero hay otras medidas positivas que han trascendido menos y evitan el consumo de territorio

P Se sabe que la negociación de los dos decretos entre los socios del pacto ha sido muy dura.

R Han generado debate, trabajo conjunto y contraposiciones ante la necesidad de alcanzar un acuerdo. No sé si la palabra "dura" es la apropiada, pero lo que está claro es que ha habido diálogo.

P ¿Discrepancias, entonces?

R Le contestaré con otra pregunta: ¿En qué gobierno no hay discrepancias entre sus diferentes áreas? Existen en una misma familia o en un grupo de amigos. Por tanto, ha habido discrepancias, debate, negociaciones... que han culminado con este resultado fruto del consenso.

P ¿Estos decretos hubieran sido diferentes sin la presencia de Més en el Govern?

R Es indiscutible que sí. Més siempre aporta a un Govern y la prueba la tenemos desde 2015 a ahora. Se protegieron 100.000 hectáreas, se impulso el Parc Natural de es Trenc o el innovador decreto de protección de la posidonia, entre otras medidas. Todo ello lo hizo una Conselleria de Més, ya que dentro de nuestro ADN está la convicción proteccionista. Es evidente que en el decreto de medidas para la reactivación económica Més ha contribuido a modularlo. Es el caso de que las ampliaciones hoteleras se rebajaron del 20% al 15%, la reconversión de las zonas maduras evitando nuevas plazas o la prohibición del alquiler turístico en Palma.

P ¿Cuántas hectáreas se desclasificarán de los llamados falsos urbanos y de suelo urbanizable?

R Las estimaciones son de unas 200 hectáreas de falsos urbanos y 400 de suelos urbanizables a nivel de todas las Balears, lo que supondría un crecimiento de unos 50.000 habitantes. Se trata de suelos que en su momento fueron dibujados en la normativa urbanística municipal como susceptibles de ser urbanizados, pero que a día de hoy son suelos rurales con algarrobos y almendros. Sus propietarios no han iniciado el proceso administrativo para ser transformados y los plazos para hacerlo han vencido. Son suelos caducados. Los urbanizables se han convertido de facto en suelo rústico y los falsos urbanos se da un tiempo a los ayuntamientos para que los desclasifiquen. En caso de no hacerlo, el Govern subrrogará competencias y lo hará.

P Los propietarios de este suelo han pagado todos los años el IBI como susceptibles de construir.

R Es cierto que algunos han pagado el IBI como suelo con posibilidades de construir, pero jurídicamente no tenían ningún derecho urbanístico consolidado. De todas formas, en un futuro los municipios que quieran podrán impulsar una modificación de planeamiento para volver a dibujar suelo urbanizable.

P ¿Qué efectos tendrá la reducción de edificabilidad para construir en suelo rústico?

R Devolvemos la dignidad al suelo rústico. Se prohíbe la construcción de nuevas viviendas en las zonas de prevención de riesgos para hacer frente a la emergencia climática que vivimos. En los últimos años hemos tenido episodios climáticos muy severos como tornados, inundaciones...Por consiguiente, que hoy en día se ponga en duda prohibir construir en estas zonas de riesgo no tiene sustento. De hecho, creo que algunas de las consecuencias que hemos tenido que pagar en nuestra comunidad en forma de inundaciones [Sant Llorenç] han sido por la falta de planificación territorial y la inexistencia de patrones claros en suelo rústico.

P ¿Se plantearon elevar la parcela mínima de 14.000 metros cuadrados, como ha recomendado la Comisión Balear de Medio Ambiente?

R En cuestión de parámetros teníamos dos posibilidades. Una era elevar la parcela mínima para construir, pero son competencias más de los planes territoriales de los consells insulares, especialmente al de Mallorca, y debe existir el equilibrio competencial. No obstante, entendimos que en suelo rústico debíamos tomar medidas valientes reduciendo la edificabilidad sin más demora. Hay que evitar que el campo siga siendo un espacio de especulación. Las dos medidas son necesarias y compatibles. Lo que hemos hecho ahora es reducir de 1.600 metros cúbicos a 900 el volumen de las construcciones. Se trata de una reducción muy sustancial. Las casas no podrán ser tan grandes y deberán tener toda una serie de medidas paisajísticas que hasta ahora nunca se habían regulado. Es el caso de la pedra en sec, evitar determinados colores o el cierre de fincas con somieres, por ejemplo.

P La memoria del decreto culpa directamente al alquiler vacacional del desarrollo urbanístico en el campo de Mallorca.

R El desarrollo territorial de Mallorca tiene un condicionante básico que es el turismo. Han existido varios booms turísticos y el último es el alquiler vacacional. Provoca que la actividad marche de las grandes zonas turísticas y empiece a dispersarse por el suelo rústico. Sin duda, los usos de mercantilización del campo son el residencial y el turístico o mixto. Es una realidad y por ello pretendemos con este decreto que el suelo rústico recupere sus esencias.

P¿La rectificación de las marinas secas en suelo rústico, mediante el segundo decreto de medidas territoriales, ha sido debida a un error o a una discrepancia en el Pacto?

R El artículo para permitir marinas secas en rústico era una propuesta del Consell de Mallorca y es cierto que generó un debate amistoso en el Govern. Sin embargo, por coherencia con el nuevo decretos debíamos realizar esta modificación y prohibir las marinas secas en suelo rústico.

P ¿Tiene constancia de si, días antes de la aprobación del decreto territorial, en los ayuntamientos entraron una avalancha de proyecto para esquivar las nuevas normas?

R Constancia de una avalancha de solicitudes de permisos, no la tengo. En cualquier medida territorial es un hecho que se debe tener en cuenta y existe el peligro de un efecto llamada. Creo recordar que Munar realizó el Plan Territorial de Mallorca sin moratoria y se produjo gran actividad previa. El decreto ley ya está en vigor y cierra las puertas a otro escenario.

P ¿Hubo información privilegiada, como el caso del edil de Més en Montuïri que pidió licencia el sábado antes?

R Lamenté profundamente que el borrador del decreto ya circulara días antes, pese a que no trascendió a nivel público hasta el viernes antes. Sobre el caso del edil de Montuïri tengo mi opinión como Miquel Mir, militante de Més, que no puedo expresar como conseller de Medio Ambiente y Territorio.

P Hablemos de política. ¿Cómo ve a Més ahora que se cumple un año de la crisis interna?

R El Més que veo ahora, con Toni Noguera y su equipo, es un partido fuerte y estructurado que ha cambiado su forma de funcionar y está proactivo. Como conseller me están ayudado mucho.

P Sé que me dirá que no es el momento, pero... ¿Miquel Mir se plantea ser el candidato de Més al Govern en 2023?

R No me lo he planteado ni una milésima de segundo. Yo estoy muy agradecido al partido pero ahora estoy centrado en ser conseller de Medio Ambiente. Si llega el momento ya se planteará.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats