Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La construcción no espera otro 'boom' de reformas turísticas

Los hoteleros recuerdan que gran parte de las obras ya están hechas y la oferta complementaria admite que no puede asumir las inversiones

Obras de ampliación en un establecimiento hotelero de la isla.

Obras de ampliación en un establecimiento hotelero de la isla. B. Ramón

Nadie espera que durante los próximos meses vaya a producirse un nuevo 'boom' de inversiones destinadas a modernizar las instalaciones turísticas, pese a la decisión del Govern de autorizar ampliaciones del 15% en los establecimientos relacionados con esta actividad siempre y cuando no se incremente sus plazas, como hoteles, restaurantes o locales de ocio. Tanto los responsables de patronales vinculadas a la oferta complementaria y al propio sector constructor como representantes del alojamiento prevén que no se va a impulsar un volumen importante de proyectos en una coyuntura de enormes incertidumbres y cuando gran parte de los hoteles han realizado ya esos trabajos de modernización.

Los presidentes de las asociaciones de restauración y de ocio nocturno de las islas vinculadas a CAEB, Alfonso Robledo y Jesús Sánchez respectivamente, coinciden que en la inmensa mayoría de las empresas de sus sectores no están en disposición de poner en marcha inversiones para la ampliación de sus negocios, entre otras cosas porque la mayoría de los locales dedicados a bares, restaurantes y discotecas son alquilados.

Además, ambos recuerdan que en estos momentos las prioridades de estos negocios son otras, ya sea adaptarse para poder cumplir todos los requisitos exigidos en materia sanitaria para poder proceder a su reapertura, como en el caso de las discotecas, o hacer frente a los problemas económicos que está suponiendo el tener que trabajar ya pero con fuertes limitaciones de aforo, como sucede en la restauración.

Incluso los empresarios hoteleros apuntan que aunque la medida puede impulsar algunos proyectos de reforma pendientes (se calcula que alrededor de un 40% de los establecimientos de alojamiento de Mallorca todavía no ha realizado obras de modernización y aumento de su categoría), las grandes cadenas de alojamiento ya habían ejecutado una gran parte de este trabajo durante los años anteriores, con la reforma de numerosos hoteles, lo que limita enormemente el alcance que esta iniciativa puede alcanzar a partir de ahora. A ello hay que sumar igualmente las incertidumbres que siguen pesando sobre la actividad turística.

No habrá otro 'boom'

El propio presidente de la asociación de constructores de Balears, Eduardo López, admite que su sector no espera un nuevo 'boom' de inversiones procedentes del sector turístico, tal y como se registró tras la reforma de la ley sectorial impulsada por el PP, aunque aplaude el esfuerzo realizado por el actual Govern para buscar iniciativas que permitan dar un impulso a la actividad de este sector con el fin de facilitar también la generación de empleo, como agilizar los trámites para la puesta en marcha de las obras o permitir que éstas se desarrollen durante los meses de verano, por ejemplo.

Pero el presidente de la patronal de constructores no oculta que buena parte de esta reactivación pasa a depender de la capacidad inversora de los sectores señalados anteriormente, y se asume que la situación actual, vinculada a la caída económica generada por el coronavirus, no favorece la puesta en marcha de los citados proyectos. Por ello, insiste en la necesidad de que el Govern siga diseñando nuevas medidas para favorecer también, por ejemplo, la edificación de viviendas a un precio asequible.

Un aspecto apuntado por todos los empresarios consultados es que esta posibilidad de ampliación nace pensando exclusivamente en los hoteleros, aunque se haya extendido también a la oferta complementaria, al no tener en cuenta que una gran parte de bares, restaurantes y discotecas son de alquiler y además se encuentra "encajonados" entre otras edificaciones, lo que hace inviable su ampliación. Es por ello que desde las patronales de la oferta complementaria se reclaman otro tipo de apoyos. Esta reivindicación quedó reflejada ayer en un comunicado conjunto emitido por las asociaciones de restauración de CAEB y de PIMEM para exigir al Gobierno central "ayudas reales" para un sector que está "congelado literalmente", hasta el punto de que se asegura que algunos establecimientos que ya han abierto sus puertas se están planteando volver a cerrarlas al no poder asumir los gastos que esta reactivación conlleva a la vista de la escasez de los ingresos que se están obteniendo.

Compartir el artículo

stats