Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bernat Cabot. "Esta crisis es una oportunidad para pensar cómo mejorar nuestros modelos de negocio"

"El concepto de normalidad habrá que redefinirlo, pues cambiarán parámetros básicos de nuestra manera de convivir, pero seguro que lo conseguiremos"

El vicepresidente de Meliá Hotels International en la región de Asia y el Pacífico, Bernat Cabot.

El vicepresidente de Meliá Hotels International en la región de Asia y el Pacífico, Bernat Cabot.

Bernardo Cabot, natural de Santa Maria del Camí y residente en Shanghai desde hace diez años, es vicepresidente de Meliá Hotels International en la región de Asia y Pacífico, un cargo que ocupa desde el año 2010.

P En estas semanas Wuhan se ha convertido en el centro mediático de China y casi sabíamos el minuto a minuto de lo que pasaba ahí. ¿Cómo se ha vivido la situación en Shanghái, una de las ciudades más importantes del país? ¿En qué grado de vuelta a la normalidad social se encuentran ustedes?

R Lo cierto es que para nosotros este proceso empezó a mediados del mes de enero cuando ya veníamos observando las noticias que llegaban de Wuhan y de esto hace más de tres meses. La experiencia ha sido muy dura desde el punto de vista profesional y personal. Hoy ya hablamos con rotundidad de una pandemia y conocemos sus causas, pero al principio lo más complejo de la situación era la incertidumbre y la ausencia de respuestas claras a todas las preguntas que nos hacíamos. Simplemente porque no existían, no sabíamos muy bien a lo que nos estábamos enfrentando y la gestión de la crisis requería mucho equilibrio e ir tomando decisiones día a día, minuto a minuto a medida que se iban desarrollando los acontecimientos. El haber sido la primera zona del mundo afectada por el proceso requirió un proceso de adaptación y respuesta muy rápida para poder ajustar todos los mecanismos de gestión, tanto de la empresa como de nuestras propias familias. Quizás ahora la única ventaja que tenemos es que lo hemos vivido antes y podemos trasmitir nuestra experiencia a otras regiones para ayudar a gestionar esta crisis mundial.

En Shanghai, una capital con 24 millones de habitantes, se ha vivido con mucho rigor y con medidas de prevención y protección extremas que nos han permitido tras tres meses de confinamiento volver a una cierta normalidad.

Actualmente siguen las medidas de prevención y control, pero poco a poco la ciudad vuelve a coger su ritmo. Oficinas, tiendas y restaurantes, así como otros comercios están prácticamente todos abiertos, y ahora están reabriendo las escuelas.

P ¿Qué tienen de especial Asia y el Pacífico para que Meliá quiera internacionalizarse en estas regiones?

R Meliá Hotels International tiene una larga trayectoria en Asia y el Pacífico desde la apertura de Meliá Bali hace ya más de 30 años, por lo que el compromiso de la compañía con esta parte del mundo es histórico. Si es cierto que desde 2009, con nuestra entrada en China, se ha dado un impulso importante a la región, contando en estos momentos con 24 hoteles operativos y 20 en construcción en seis países (China, Vietnam, Malasia, Indonesia, Myanmar y Tailandia).

Nuestra visión en la región es doble, creciendo en esta parte del mundo llevando nuestras marcas y procesos de gestión para trasmitir nuestra experiencia hotelera y aportar al mercado local el valor que Meliá Hotels International lleva construyendo desde hace más de 65 años. Por otro lado, no olvidemos que este es un mercado de más de 3.000 millones de personas, y la gestión del mismo para nuestros destinos y hoteles es estratégico para la compañía. Gestionar Asia-Pacífico significa estar aquí, entender los comportamientos del consumidor y adaptarte a ellos para ofrecer lo que este inmenso mercado emergente espera.

P En España, y sobre todo en Balears, la economía gira en gran parte en torno al turismo e incluso algunos grupos critican que se dependa de él. ¿Cuál es la importancia del sector en China y Asia?

R El sector turístico en Asia es extraordinariamente importante. Es verdad que Asia es un concepto muy amplio y hay diferentes niveles de desarrollo y de necesidades con respecto a nuestro sector, pero estoy convencido que no hay región en el mundo con el potencial que tiene Asia- Pacífico. Tenemos países emisores muy maduros desde el punto de vista del turismo como Japón y Corea, potencias mundiales como China con una clase media emergente que tiene entre sus prioridades el viajar, descubrir y tener nuevas experiencias tanto domésticas como internacionales, y tenemos muchos países en vías de desarrollo que son destinos muy atractivos desde el punto de vista receptor de turismo, y que a medio plazo se convertirán en emisores también.

P ¿Qué papel tenía Meliá en Asia antes de empezar la crisis, una región de la que usted dijo en otra entrevista que era "el nuevo Caribe" en cuanto a oportunidades de expansión hotelera?

R Como decía anteriormente, la presencia de Meliá Hotels International en la región es histórica, y antes de la crisis y ahora, la región sigue planteando infinitas oportunidades. Nosotros, siguiendo la estrategia de la compañía, estamos teniendo un crecimiento orgánico moderado en cuanto a nuevos hoteles, del orden de entre 5 y 10 nuevas aperturas anuales y el mismo nivel de firmas de nuevos proyectos. Esa es la tendencia y con especial enfoque en el sudeste asiático y con productos 'bleisure'. Nuestras marcas son cada vez más reconocidas en la zona y nuestros productos muy buenos.

P ¿Cómo les ha afectado estas semanas la pandemia? ¿Cuál ha sido -y es- la situación de sus hoteles?

R La pandemia nos ha afectado de forma severa en todos los hoteles, pero a la vez debo decir que la situación poco a poco se va revertiendo. También hay que tener en cuenta que la dimensión y alcance de la pandemia en muchos países de esta región ha sido mucho menor que en España; por ejemplo, en un país como Indonesia, con 272 millones de habitantes [el 4º país más poblado del mundo, por detrás de Estados Unidos] se han declarado 11.192 contagios, en Malasia algo más de 6.200, en Tailandia 2.987, y en Vietnam, que ha sido muy estricto, solo 271 a día de hoy.

Al manejar diferentes países en diferentes latitudes, tenemos todas las fases del ciclo y con diferentes impactos. En China empezamos primero, pero en cambio nuestros hoteles ya han reabierto. Vietnam es ahora el siguiente país en la reapertura de hoteles, y más adelante vendrá Malasia, Indonesia y Tailandia. También es verdad que algunos de nuestros hoteles no cerraron, como el Meliá Yangon en Myanmar, y, ahora mismo tenemos doce hoteles abiertos y doce cerrados.

P Así como en España se han tomado medidas con los trabajadores como los ERTE para evitar despidos, ¿qué decisiones han tomado en su caso? ¿Por qué?

R Fundamentalmente nos hemos adherido a las diferentes políticas aplicables en la legislación de cada país, y fundamentalmente hemos hecho acuerdos con nuestros colaboradores, siempre dando prioridad a la prevención sanitaria, retención del talento y viabilidad a largo plazo de las diferentes unidades de negocio.

P En España una parte del sector hotelero se ha puesto a disposición del Estado para acoger, por ejemplo, a profesionales sanitarios desplazados o extranjeros que no podían regresar a sus países. ¿Qué actitud ha tenido este sector en Asia?

R Exactamente la misma. El sector hotelero es un sector muy generoso y cercano a la sociedad y en Asia los hoteles son centros sociales muy dinamizadores. Aquí la colaboración con las autoridades sanitarias ha sido máxima y, al igual que en Europa, ha habido hoteles medicalizados, hoteles para cuarentenas y cualquier otra variante para colaborar con la gestión de la pandemia.

P El centro de Meliá en Asia y el Pacífico se encuentra en Shanghái, ya que como usted ha destacado en otras entrevistas, "el cliente chino va a marcar las reglas del turismo en un futuro". ¿Cree que el hecho de que la pandemia se haya iniciado en China afectará a sus oportunidades de negocio en el país?

R Rotundamente no. El virus broto aquí, pero el virus no tiene pasaporte y esto puede pasar en cualquier lugar. Lo importante es estar alerta y estar preparados. Esta es una experiencia que nos va a marcar a todos, pero también nos obligara a mejorar en todos los procesos y sin duda cambiara prioridades en el consumidor. El mercado chino es muy potente, se recuperará rápido si no hay un rebrote, y es un mercado fundamental para la economía mundial.

P ¿De qué manera puede afectar al mercado asiático esta crisis sanitaria en cuanto al turismo occidental en general y el español en particular?

R Mi visión al respecto es que el turismo de largo radio no se producirá en 2020 y según evolucione la pandemia veremos cómo va en 2021. Es importante para nosotros ahora centrarnos en el mercado local o como mucho en el mercado regional. El efecto será importante especialmente en el sudeste asiático, pues el mercado europeo tiene un peso significativo.

P Quitando países como Japón o China, esta región tiene en general un sistema sanitario público menos potente que el europeo. ¿Cree que este factor puede incidir en la decisión de visitar Asia o el Pacífico?

R No, no lo creo. Aquí tienen más experiencia en la prevención de crisis epidémicas, y como le decía, la gestión de esta crisis y los resultados epidemiológicos han sido relativamente positivos considerando la complejidad y dureza de la situación. Hasta ahora esta región ha sido ampliamente visitada por viajeros de todo el mundo y creo que en cuanto la situación creada por el Covid-19 se estabilice los flujos de viaje se retomaran poco a poco hasta alcanzar el volumen de la etapa anterior, si no más. Los sistemas sanitarios en los países de la zona evolucionan también y pienso que poco a poco las distancias se acortan en este sentido.

P ¿Cómo ve la situación turística en Balears? ¿Qué diferencias puede haber con las dos regiones que dirige?

R Aún siendo mallorquín y teniendo mis raíces allí, llevo muchos años fuera de Mallorca y creo que sería imprudente por mi parte emitir una opinión desde tanta distancia y sin un conocimiento profundo de la particularidad del sector en las islas. En cualquier caso, sin lugar a dudas esta crisis tendrá un importante impacto, pero también es una oportunidad para pensar cómo mejorar nuestros modelos de negocio y procesos, tal y como lo estamos haciendo en Asia en estos momentos.

P ¿Cuándo prevé que se pueda volver a la normalidad en la zona de Asia, y especialmente en China?

R No es fácil decirlo, pero se irá volviendo por fases y según la realidad de los diferentes países. En China estamos ya en una fase relativamente avanzada de la recuperación, posteriormente y como decía antes, vendrá Vietnam tras una magnífica gestión de la crisis en el país, y después Malasia, Tailandia e Indonesia. El concepto de normalidad habrá que redefinirlo, pues cambiarán parámetros básicos de nuestra manera de convivir, pero seguro que lo conseguiremos aquí y en occidente. Lo importante será encontrar remedios desde la ciencia y la medicina, y prepararnos bien para gestionar estos casos en el futuro si volvieran a ocurrir.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats