29 de abril de 2020
29.04.2020
Diario de Mallorca
Tribuna

Sigue el parte bélico sanitario

Solo que el ámbito sanitario no es un escenario de guerra

28.04.2020 | 21:29
Imagen de la Unidad de Cuidados Intensivos de Son Espases.

Vayamos a lo obvio y hablemos de los datos, de los demoledores, durísimos y solitarios datos, aunque medir no sea igual a conocer. Si damos por buenas las cifras ­-muy probablemente sesgadas tras la operación de missing, lifting y trucaje -, comandado a la sazón, por el filósofo Illa, - ahora mucho más Prozac y menos Platón-, en España la cifra de sanitarios infectados alcanza los casi 38.000, entre el 20-25% de los infectados, que impactan más, cuando se sabe que en Italia es del 10%.

Pero sigamos con el análisis cuantitativo de la pandemia: han muerto más de 51 sanitarios, entre los que destacan de manera muy prevalente los médicos fallecidos. Hasta hoy 40 médicos en activos muertos por el coronavirus, desde que empezó la pandemia y ocuparon las trincheras para intentar contenerlo, por arriesgar su vida por sus pacientes y probablemente por enfrentarse a la letalidad del Covid 19 con la banalidad de los "escudos" protectores. Muchos, demasiados, a pecho descubierto. ¿Hay algún testimonio mayor de generosidad y de ejemplaridad? 19 en la abnegada y excelente Atención Primaria.

Esta tragedia seca las lágrimas, embota el raciocinio y atrapa al colectivo en el miedo, el dolor y la inseguridad. Todo mezclado en un caleidoscopio emocional que es el magma de nuestro duelo individual y colectivo, preñado de pena y luto por los más de 23.190 fallecidos, (repito: cifra muy sesgada y dudosa).

Lúcida y magnifico el editorial del Diario de Mallorca sobre las "fake" mascarillas, poniendo los puntos sobre los pies. La realidad hay que consumirla y no hay que maquillarla ni intentan blanquearla como pretenden con sus declaraciones, algunos seudo líderes políticos. ¡Qué triste, patético y vergonzoso escuchar de algunos de ellos, de forma recurrente, relatos des-culpabilizadores sobre el origen del demoledor 20-40 % del personal sanitario infectado, que les eximan o atenúen sus responsabilidades futuras. Hace falta mucho rostro, mas bien jeta, para justificar los mojones, en este caso infectados y muertos, del rastro de la pandemia. No hay amnesia humana que olvide el rastro de las 40 lápidas de médicos fallecidos, ni para sus sepelios sin la despedida deseada, preñados de la soledad de sus familiares.

Admitámoslo, trabajar en el ámbito sanitario y más específicamente de médico en esta pandemia, es un alto riesgo, y ser medico de atención primaria conlleva el máximo. Es como jugar a la ruleta rusa. Los médicos muertos, son un plus y una alerta mental constante sobre los médicos que siguen trabajando y, por lo tanto, son conscientes del riesgo que corren y que se acumula a la gran sobrecarga emocional que supone el día a día la atención de los pacientes Covid.

Es muy duro y no hay callo mental para soportar tantos muertos y compartir con sus familiares su dolor. Los médicos estamos instalados en la desconfianza absoluta y la sospecha sobre el material de protección que se distribuye, y sobre la validez y la fiabilidad de los test que llevan anunciando hace dos semanas. Conocer la seroprevalencia del Covid 19 es clave en esta etapa, y esto pasa por hacer test masivos en el ámbito sanitario, así como en otros ámbitos. La pandemia es una actualización constante de las eternas palabras mágicas recogidas en el juramento hipocrático: curar si podemos, aliviar, acompañar y consolar siempre.

Con estos mantras nos retroalimentamos, ajustamos nuestra serotonina, aumentamos nuestra tolerancia a la frustración y soportamos mejor nuestro estrés. Ya saben aquello de "el que tiene un porqué es capaz de soportar cualquier cómo ". Pero la rabia colectiva de los profesionales, por el abandono, la pésima gestión y la falta de medios adecuados para no contagiarse, está "in crescendo". Resulta patético y vergonzoso, a estas alturas, y con la que está cayendo, escuchar desde el púlpito los relatos con gran amplificación mediática, de los autodenominados "ex -pertos sanitarios", centrados en la ceremonia exculpatoria. No es serio ni por supuesto científico sus contradicciones, ocurrencias, dobles mensajes. Cuanto agradeceríamos el silencio de estas "supuestas autoridades en la pandemia" con nula capacidad de autocrítica e imbuidos en un narcisismo que les impide reconocer que, lo mejor es que si no sabes, no digas nada, porque tus palabras confunden más que aclaran.

Empezaron negando y subestimando la pandemia pregonando con exceso de confianza y autocomplacencia que esto no es nada y dura cuatro días. ¿Cómo se puede hacer de portavoz sanitario si no tienes el insight necesario de que no sabes lo que no sabes? Ante la incertidumbre; prudencia, prudencia y más prudencia y mega dosis de humildad. Somos aprendices de todo y maestros de nada. Con un 30% de profesionales sanitarios infectados, no cabe repartir material fake tal como las mascarillas repartidas y ahora retiradas. No hay justificación para conducta temeraria que raya en la negligencia.  Pero la tarea sería imposible sin el gran trabajo compartido con otros profesionales de los equipos asistenciales y no sanitarios, con la sonrisa y el agradecimiento de los casi 100.000 pacientes recuperados, de sus familiares y sin ese aplauso, apoyo y reconocimiento constante de los ciudadanos, que es un aliento diario que nos da energía y que impide nuestro agotamiento, aunque no nuestro cansancio. No somos héroes, solo tenemos ciencia, conciencia y deber ético. Es un antídoto contra el desánimo, la desazón y también, porqué no decirlo, contra nuestra indignación acumulada. Demoledora la sentencia del Supremo, ante una denuncia de la CESM (Confederación de Sindicatos Médicos), que es un auto terapéutico, que ha sido una bocanada de aire fresco para el colectivo médico.  En él, se obliga al Gobierno a distribuir material de protección adecuado a los sanitarios frente al Covid -19 y a adoptar todas las medidas a su alcance. Ahora lloramos, mañana pediremos cuenta y cuentas. Ya saben, aún, aquí y ahora, que estamos en derrota transitoria, pero nunca en doma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

METEOROLOGÍA

El Tiempo

El tiempo en Mallorca

Conoce la previsión meteorológica de las principales ciudades de la Mallorca, de España, de Europa y del mundo. Busca el tiempo en tu ciudad.