Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En estado de alarma

El pequeño comercio reclama retrasar los periodos de rebajas

Las tiendas acumulan un enorme volumen de producto sin vender y prevén limitaciones en el acceso de sus clientes

El pequeño comercio plantea retrasar las rebajas al mes de agosto.

El pequeño comercio plantea retrasar las rebajas al mes de agosto. M. Mielniezuk

El comercio aparece en el grupo de sectores económicos más duramente afectados por la parada de actividad vinculada al COVID-19. Sus estantes están actualmente llenos de producto sin vender y además se espera que cuando se autorice su reapertura se hará limitando el número de clientes que pueden permanecer dentro del establecimiento, según señala el portavoz de la patronal Afedeco, Pedro Mesquida. El hecho de tener que dar salida a todo este stock y la previsible lentitud con que se va a conseguir explica que en el sector se esté planteando ya, junto con los representantes de otras comunidades autónomas, reclamar al Gobierno central que fije un aplazamiento en el inicio de los próximos periodos de rebajas, con el objetivo de disponer de más tiempo para poder mantener las ventas con unos precios normales y paliar en lo posible la actual ausencia de ingresos. En concreto, se propone que la campaña de descuentos de verano empiece el 1 o el 15 de agosto, en lugar del 1 de julio, y la de invierno el 1 de febrero en lugar del día posterior a la fiesta de Reyes.

El objetivo que se plantea es que el Ministerio suspenda temporalmente la libertad que actualmente rige a la hora de aplicar las rebajas, y prohiba la aplicación de promociones hasta las fechas antes señaladas.

Por su parte, desde las grandes superficies se ha optado por solicitar al Gobierno central que autorice la apertura durante todos los domingos y festivos de este año, con el fin también de disponer de más jornadas para dar salida al producto almacenado y compensar la paralización de las ventas que se mantiene en la actualidad. Hay que tener en cuenta que algunas firmas barajan no poder reabrir hasta el 1 de junio.

Un aspecto en el que coinciden pequeños y grandes establecimientos es en la previsión de que la reapertura de sus negocios va a ir acompañada de medidas sanitarias destinadas a limitar la acumulación de clientes en estos establecimientos.

Eso supone reducir la fluidez en las ventas, de ahí que se esté solicitando más días para poder mantener la actividad y sin tener que aplicar descuentos.

Desde Afedeco se pronostica, en cualquier caso, un fuerte recorte en la facturación, tanto por la caída en las compras que habitualmente realizaban los turistas, como en las vinculadas a los residentes a causa de la perdida de poder adquisitivo relacionada con la reducción del empleo, y a la inseguridad sobre el futuro económico.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • Consulta todas las noticias del coronavirus en Mallorca

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats