Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En estado de alarma

La construcción teme una segunda caída tras la de 2008

El sector prevé un descenso en la venta de inmuebles y una pérdida de obra pública por falta de presupuesto

El sector de la construcción teme una segunda caída tras la de 2008, y apunta dos grandes riesgos ante la crisis generada por el coronavirus. Uno es que se produzca un recorte en la adquisición de viviendas al quedar debilitada la capacidad económica de las familias, y el segundo es una fuerte reducción de la obra pública a causa de que las Administraciones se están viendo obligadas a reforzar su presupuesto en el apartado sanitario y el social. Según apunta el vicepresidente de la asociación de constructores y de la de promotores de Balears, Oscar Carreras, la velocidad y fortaleza con que se produzca la recuperación turística van a ser claves para minimizar este impacto.

Para empezar, este representante del sector señala los perjuicios que supone el haber pasado a estar entre los sectores que se ven obligados a parar su actividad, al menos hasta después de la Semana Santa, y por ello subraya la necesidad de que el Gobierno central permita que también las empresas constructoras puedan recurrir a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y no solo al permiso retribuido de 15 días para sus plantillas, tal y como se ha comprometido a defender el Govern balear. En este aspecto, Oscar Carreras pone de relieve que la construcción balear está compuesta también por muchas pequeñas empresas cuyas plantillas no superan los cinco trabajadores y que no tienen capacidad económica para soportar una parada de actividad manteniendo los gastos.

Además, recuerda que una obra puede mantener unos días de parada, pero advierte de que si ésta se prolonga, los trabajos ya realizados pueden verse deteriorados, con las pérdidas que ello conlleva.

Petición a ayuntamientos

Por ello, y para poder recuperar el tiempo perdido, una de las peticiones del sector a los ayuntamientos es que no comiencen a aplicar la normativa antirruidos, y consecuentemente dejen mantener la actividad constructora, al menos hasta que los hoteles vuelvan a abrir sus puertas. Sin embargo, señala que no se ha obtenido ninguna respuesta de las Administraciones locales por ahora.

Pero Oscar Carreras pone de relieve que la preocupación de promotores y constructores va más allá del corto plazo, y se centra en la evolución que pueda darse una vez superado el estado de alarma.

Como se ha indicado, uno de los temas que genera alarma en el sector promotor es que esta crisis debilite la situación económica de las familias, impidiendo que puedan afrontar la compra de una vivienda, con la correspondiente parada en las ventas. Además, se recuerda que hay promociones en marcha que ya han conseguido compromisos de adquisición, y existe preocupación ante la posibilidad de que en algún caso se de marcha atrás.

Eso supondría paralizar nuevos proyectos por parte de los promotores, entonces ya con efectos sobre las empresas constructoras.

Además, el hecho de que las Administraciones públicas estén comprometiendo buena parte de su presupuesto a temas sanitarios y sociales hace prever una caída en la obra pública que puedan poner en marcha a partir de ahora, lo que conllevaría un nuevo recorte de actividad.

Para evitar la reducción en la demanda de viviendas, considera que va a ser clave la recuperación de la actividad turística en Balears, al ser la fuente de ingresos de buena parte de sus habitantes y de la que depende la capacidad para adquirir un inmueble.

Situación de la industria

Por otro lado, el presidente de la comisión de Industria de la patronal CAEB, Jaume Fornes, se ha sumado a las voces que piden que, en el caso de este sector, también pueda optar a tramitar ERTEs para los días en los que se va a ver obligado a parar, de forma que no necesariamente se tenga que recurrir a los permisos retribuidos para sus plantillas.

Fornes recuerda que en Balears el peso de las pequeñas industrias también es muy importante, y que éstas no pueden mantener los gastos de nóminas y cotizaciones en un momento en que tienen los ingresos bloqueados.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • Consulta todas las noticias del coronavirus en Mallorca

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Compartir el artículo

stats