Las fuerzas policiales perseguirán la difusión ilegal de contenidos de revistas y periódicos. Tras detectarse en los últimos días un gran aumento de este fenómeno, realizada a través de redes sociales y WhatsApp, los cuerpos de seguridad del Estado trabajan para intentar poner fin a este delito cibernético.

Incurren en él las personas que realizan la difusión ilegal del periódico, tanto la que lleva a cabo el primer envío de los contenidos, como aquellos que van reenviándolo a sus diferentes contactos, muchas veces sin saber que se trata de un delito.

Por otro lado, fuente policiales indican que aunque este tipo de delito se desarrolle a través de la popular aplicación, cuentan con potentes herramientas y mecanismos para rastrear este tipo de mensajes. Se trata de uno más de los delitos cibernéticos que no hacen más que aumentar en los últimos tiempos y que son uno de los objetivos primordiales de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

De seis meses a cuatro años

Ni qué decir tiene que se trata de un delito perseguible y penado. En concreto se trata de un delito contra la propiedad intelectual e industrial, indican fuentes jurídicas, y conlleva penas de seis meses a cuatro años de prisión, así como una multa de doce a veinticuatro meses.