Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los políticos, confinados: del escaño al salón de casa

Reuniones por videoconferencia, plenos a distancia e iniciativas 'online' mantienen la actividad política

El diputado socialista Pere Joan Pons siguiendo la actividad del Congreso en su casa.

El diputado socialista Pere Joan Pons siguiendo la actividad del Congreso en su casa.

De los plenos al salón de casa, del escaño a la silla del escritorio, del traje y la corbata al pijama, del sigilo de los ujieres a la energía desbordante de los niños al rededor. Pese a que estos días la crisis sanitaria por el coronavirus les está dando más trabajo que nunca, los políticos de las islas cumplen con la cuarentena desde sus casas, confinados, presentando telemáticamente sus iniciativas, manteniendo reuniones por videoconferencia y repensando una legislatura que ha cambiado por completo y que son conscientes que les exige más que nunca.

El diputado socialista de Balears en el Congreso, Pere Joan Pons, que deberá votar hoy la prórroga del estado de alarma y de las medidas para la contención de la pandemia, seguirá el debate desde su casa y votará telemáticamente.

"Es la primera vez que voto telemáticamente, algo que era excepcional para los diputados y ahora, salvo los portavoces o los diputados de Madrid que asistan, todos deberemos votar así", explica Pons, que al estudio de la documentación que se prepara para los plenos, los continuos contactos telefónicos que mantiene estos días con colectivos y empresas por la crisis sanitaria, las videoconferencias con otros diputados y al seguimiento de una actualidad cambiante por la propagación del virus, le suma la atención a sus dos hijas pequeñas. "Evidentemente vivimos el confinamiento con la misma dificultad y preocupación que cualquier ciudadano", señala el diputado balear del PSOE.

También deberá votar hoy el estado de alarma, la diputada de Podemos, Antònia Jover, quien mantiene un estricto confinamiento ya que su marido se encuentra entre la población de riesgo. "Sólo salgo una vez a la semana y para hacer la compra, y con mucho cuidado", relata la parlamentaria podemita, "Lo llevamos muy seriamente", señala, apuntando no obstante que "desde el grupo parlamentario seguimos haciendo el mismo trabajo, preparando iniciativas, pero echando de menos el contacto con las entidades y colectivos sociales".

Teletrabajar con hijos

Las videoconferencias y los hijos, los hijos y las videoconferencias, son la tónica de trabajo estos días de la mayoría de políticos. Compaginando la conciliación familiar ante la suspensión de las clases y una actividad política que no cesa. Todos coinciden en la misma fórmula para conllevarlo: organización y un horario. "Tengo un niño de nueve años y una niña de tres y tenemos un horario cada día: por la mañana tareas del colegio, luego algún juego en el patio o manualidades, una película y por la tarde otro momento para los deberes", resume el portavoz del PP en el Consell, Llorenç Galmés, el día a día en casa, que se solapa con reuniones por videoconferencia y preparar propuestas.

El exalcalde popular de Santanyí también ha mantenido un hábito para estos días: cada día a las 20 horas, después de los aplausos en apoyo a los sanitarios, deja las ventanas abiertas y toca, él a la trompeta y su hijo a la batería, canciones para animar el confinamiento de sus vecinos, desde el Resistiré del Duo Dinámico que tanto suena estos días hasta Amigos para siempre de Los Manolos.

El líder de Vox en Balears, Jorge Campos; la portavoz de Ciudadanos, Patricia Guasp; o el número dos de Més, Josep Ferrà, se encuentran en la misma situación, compaginando niños y actividad política. "Aunque los colegios han preparado mucho material para estos días, no dejas de ser tú el profesor", comenta Campos, que además de todo el trabajo de reuniones de coordinación por videoconferencia, trata de sacar cada día tiempo para hacer deporte. "Toda la familia hacemos deporte, tengo la bicicleta estática, pesas, hago abdominales", cuenta el líder de Vox. "Hay tanto trabajo que no sé como la gente se aburre, pero todo es organizarse bien", relata, apuntando que "ahora es el momento en que partidos políticos nos tenemos que dejar la piel".

Para ese trabajo, ahora teletrabajo, y la conciliación, la diputada de Ciudadanos en el Parlament, Patricia Guasp, trata de establecer "una rutina, pero que acaba saltando cada día por la actualidad", que le obligan a continuas reuniones por videoconferencia. Cada día a las seis de la tarde mantienen una los cinco diputados del grupo parlamentario naranja, en la que intercambian información y plantean sus próximas iniciativas.

"El teletrabajo supone el mismo trabajo o más que antes, porque es más difícil desconectar", relata el número dos de Més, Josep Ferrà. "Tengo la oficina montada en la habitación, por la mañana me despierto muy pronto y me voy con el portátil al comedor, y cuando ya la familia empieza el día, me voy al dormitorio", explica. "En Més trabajamos sobre todo con videoconferencias por Skype, pero también otros", relata. Aunque casi todo es teletrabajo, el diputado ecosoberanista cuenta como acudió dos días a trabajar a la sede del partido en Antillón, aunque completamente solo ante las medidas adoptadas por la formación para enviar a sus trabajadores a casa a hacer teletrabajo.

Además de la actividad política que no cesa y del cuidado de los niños, los políticos también aprovechan para hacer aquellas tareas pendientes en casa. "En tres horas tuve hecho el jardín", comenta el ecosoberanista, que apunta otras tareas pendientes como pintar o cambiar algunas luces de la casa.

Eso si se encuentra pintura, porque la portavoz de El Pi, Lina Pons, tan solo ha encontrado un bote para pintar unas sillas. Aunque los hijos de la regionalista son más mayores, 19 y 25 años, también trata de que se despejen. "Con mi hija, que estudia en Tarragona pero que estaba aquí antes de que se declarara el estado de alarma, hacemos cada día deporte, algo de yoga y hacemos el saludo al sol", explica Pons, quien mientras registra iniciativa del partido a través de la plataforma digital del Parlament, agradece que la situación le esté permitiendo pasar más tiempo con sus hijos.

En lo que coinciden todos es en la necesidad de seguir en casa con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus en Balears.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats