Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Los alumnos de segundo de Bachiller: "Es frustrante no saber cuándo será la Selectividad"

Varios estudiantes prefieren que se suspendan las pruebas y aseguran que esta situación de incertidumbre afecta a su rendimiento

El día 17 de marzo -el martes pasado- está marcado con un número en la agenda escolar de Margalida Villalonga, una estudiante de segundo de Bachiller del IES Can Peu Blanc, de sa Pobla: 45. Entonces, ese era el número de días que le quedaban (de clase, sin contar fines de semana) para empezar las Pruebas de Bachillerato de Acceso a la Universidad (PBAU), popularmente conocidas como Selectividad. Entre que acaban el curso y empiezan el primer examen las PBAU, los alumnos suelen tener unos 14 días para acabar de prepararse en casa. Dos semanas para dar un último empujón, los últimos 14 días de confinamiento estudiantil para arrancar la etapa universitaria -o no-. Pero, sobre todo, después de los exámenes tenía que llegar la mejor recompensa: el verano de sus vidas. Un anhelo del que ya no queda nada.

"Todos hemos hecho nuestros planes, nos apetecía mucho disfrutar del verano. Ya hacíamos la cuenta atrás de los días que nos quedaban para acabar el curso. Segundo de Bachiller es un año muy duro, la presión de Selectividad la tienes desde el principio. Posponerla nos ha desanimado. Y lo peor es que aún no hay fecha para estos exámenes, es frustrante", señala Villalonga, que quiere estudiar Educación Infantil y es una de los más de 3.000 alumnos en Balears. Además de la Selectividad, para este grado se tenían que realizar, por primera vez en la UIB, las pruebas de aptitud (PAP_Edu), otros exámenes que no saben cuándo harán, "porque en un principio eran después de la sele". La poblera sabe que una "situación excepcional como esta requiere medidas excepcionales", pero duda de que la tomada por el Gobierno el pasado martes, aplazar la Selectividad sine die, sea la que más beneficia a los alumnos: "Todo lo que está pasando con el coronavirus, y concretamente el hecho de que se pospongan nuestros exámenes, infiere en nuestro rendimiento. Estamos más cansados, más desanimados... Y afectará a nuestras notas finales", reflexiona. Junto a sus amigas han comentado que una buena opción sería suspender la Selectividad: "Se podría hacer la media con las notas de Bachillerato, o bien reducir el temario manteniendo las fechas previstas en un principio", señala Villalonga.

Esta opinión no difiere mucho de la de la alumna del IES Guillem Cifre de Colonya (Pollença) Maria Campomar. Quiere estudiar Medicina y está muy "preocupada". "Esta alteración del curso me pone un poco nerviosa", dice. Confiesa que no se tomó bien saber "que el verano se acortaba y se alargaba el curso", y le angustia pensar que este aplazamiento de la Selectividad pueda ser "perjudicial": "Hemos estado dando nuestro máximo durante este tiempo pensando que ya estábamos en la recta final. No solo es el aplazamiento, sino el no saber cuándo serán los exámenes".

Como en el grupo de Villalonga, entre las amigas de Campomar también se comenta que "la mejor opción es que se suspenda la Selectividad", ya que les inquieta que toda esta situación provoque peores resultados académicos. La pollencina asegura que su tutor está en contacto con los alumnos vía WhatsApp y otras plataformas: "Nos apoya, nos dice que todo irá bien, pero nosotros no lo vemos tan claro". El patio no está siendo nada tranquilo estos días.

Al enterarse de la noticia, Mercè Bordoy, alumna el IES Mossèn Alcover, de Manacor, en un primer momento pensó que aplazar la Selectividad era la decisión más adecuada: "No podemos seguir con el temario a un ritmo normal. Segundo de Bachillerato es un curso en el que no se puede perder el tiempo. El temario para la sele es muy denso y requiere mucha dedicación diaria". No obstante, la joven, que está barajando estudiar el grado de Enfermería, opina que hay que ver hasta cuándo se posponen las pruebas: "Creo que los alumnos de segundo de Bachillerato no estamos preparados para afrontar estos exámenes en pleno mes de julio"

Sílvia Rayó, compañera de Bordoy en el instituto manacorí, que también se plantea estudiar Enfermería, entre otras opciones, apunta que preferiría hacer "cuanto antes" los exámenes de Selectividad, porque "este es un curso que se hace muy largo". Sin embargo, después de asimilar la noticia, llegó a la conclusión "de que es prácticamente imposible hacerla a principios de junio porque no hay tiempo para acabar el temario". Además, Rayó piensa que la situación que provocando la crisis del coronavirus afectará a sus notas: "Aunque estemos trabajando cada día a través del Classroom, el correo corporativo y las videoconferencias, e intentemos avanzar temario, todo es mucho más complicado. No creo que nos preparemos tan bien el temario que estamos dando ahora que el que hacemos en las clases presenciales", manifiesta.

Entre el grupo de amistades de Bordoy y Rayó hay diversidad de opiniones sobre el tema. Mientras que algunos están de acuerdo en que posponer los exámenes es una buena opción "si no es durante mucho tiempo", otros aseguran que lo mejor sería eliminar la prueba y que cuente solo la nota de Bachillerato. Además, ambas comentan que los profesores "están tan desinformados como los alumnos", puesto que esta decisión no depende de ellos: "Esto es un gran problema porque no sabemos cuándo serán los exámenes finales, ni siquiera cuándo acabaremos el curso". Tanto acabar el curso como hacer la Selectividad se presenta como un camino interminable.

Que los profesores tienen poca información también es algo que comenta el alumno del IES Berenguer d'Anoia, de Inca, Tomeu Figuerola: "Nos enteramos de las cosas casi al mismo tiempo a través de los medios de comunicación, y lo comentamos a través del grupo de WhatsApp de clase. Ellos están tan perdidos y agobiados como nosotros". El estado de alarma y el confinamiento obligatorio les pilló, a Figuerola y a sus compañeros, en plena época de exámenes: "Ahora intentamos adelantar temario desde casa para no perder el hilo y la rutina en la medida de lo posible".

"No estamos de vacaciones"

Figuerola apunta que será difícil retomar el ritmo de estudio y trabajo después de tanto tiempo de no hacer clase, ya que "no se sabe hasta cuándo durará esto". Revela que lo primero que pensó en saber que se aplazaba la Selectividad fue que el verano sería más corto, pero después valoró que el tiempo que se alargue el curso les ayudará a que todo esto no afecte negativamente a sus notas. Pero no es del todo optimista: "Notaremos que nos ha faltado profundizar en algunos temas". Si los exámenes le salen bien, y la nota se lo permite, quiere estudiar Fisioterapia. Así que es conciso y, más que preocuparle todo esto, asegura que "le ocupa": "Tendré que poner más de mi parte", sentencia.

Los alumnos recalcan que estos días están trabajando cada día y siguiendo el horario lectivo, por lo que esta cuarentena "no son unas vacaciones". El cambio de fecha de la Selectividad implicaría una dilatación de su calendario, algo que no les gusta demasiado. "Nos están mandando mucho trabajo y estamos colapsados", señala Campomar. Lo normal es que los alumnos sigan con su horario lectivo por las mañanas, aunque se haya flexibilizado un poco -"yo duermo hasta más tarde, me levanto a las nueve", apunta Figuerola, cuando normalmente, en el instituto, las clases arrancan a las ocho-, y por las tardes tienen que hacer las tareas que les han encomendado durante la mañana. "Siempre tengo en controlado el calendario de entrega de los trabajos o las tareas, depende de esto que estudie solo por la mañana, o que también dedique unas horas por la tarde al estudio". Rayó cuenta su rutina: "Cada día hago de ocho a tres, las horas de clase que me corresponden, y por la tarde hago lo que nos mandan".

En su caso, Villalonga señala que están dedicando estos días a reforzar los temas que ya han dado. "También hacemos exámenes de Selectividad de años anteriores. Me consta que otras clases están avanzando temario nuevo. Para nosotros esta cuarentena no son vacaciones, trabajamos igual o más que antes, por eso nos parece injusto que se posponga la Selectividad, porque es ampliar el curso escolar", anuncia la poblera. Más que el verano de sus vidas, a estos alumnos se les presenta uno de los cursos más atípicos de la historia reciente.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • Consulta todas las noticias del coronavirus en Mallorca

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Compartir el artículo

stats