Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ca l'Ardiaca: "Estamos hacinados"

Usuarios y empleados del centro para personas sin hogar critican que se incumplen las medidas

El usuario del centro Francisco Ramón: "No nos dan guantes ni mascarillas. Yo la he conseguido". m. mielniezuk

"Estamos hacinados. Quiero que venga un médico y diga si las condiciones que hay aquí son buenas para el coronavirus o es un foco donde poner atención, como un colegio. Es un sitio en el que la gente está muy junta y no hay medidas. Para quien trabaja aquí sí, pero el resto no tenemos ni guantes ni mascarillas. Yo me la he conseguido y hasta la puedo vender aquí dentro en el mercado negro. Señores, es una vergüenza". El malestar de Francisco Ramón Picos, que vive en el centro para personas sin hogar Ca l'Ardiaca, es compartido por otros usuarios y trabajadores del equipamiento público del Institut Mallorquí d'Afers Socials (IMAS).

Como dice uno de los profesionales, "antes no te preocupabas por los metros cuadrados, pero ahora que constantemente nos repiten que debemos mantener la distancia de seguridad, ¿cómo le vas a soltar a un usuario 'esto es lo que hay', sabiendo que se puede contagiar y morir? No estamos dando la solución de calidad que requieren estas circunstancias", lamenta. Y recuerda que se trata de "población de riesgo, ya que muchos son personas mayores y con patologías previas".

Estos empleados también se sienten impotentes en cuanto a la imposibilidad de prohibirles que salgan a la calle. "No hay toque de queda, aunque tampoco vemos correcto que no exista un mayor control. Son un foco de contagio que se está moviendo mucho y se supone que tenemos que evitar la propagación del virus". Señala el portavoz que "hasta la Policía ha llamado la atención" al centro, pese a que reconocen que "si los usuarios dicen que van a comprar naranjas, debes creerles, no se lo puedes impedir". Por ello piden más equipamientos temporales para poder reubicar a todas las personas sin hogar cumpliendo las medidas preventivas, ya que ahora hay "cuatro habitaciones con 20 hombres cada una y otras tres, muchísimo más pequeñas, con cinco o seis mujeres cada una, por lo que ellas están peor".

Sant Ferran y Son Moix

Desde el IMAS afirman que hacen "todo lo que se puede", como la adecuación del polideportivo de Sant Ferran, en el camino de Ca l'Ardiaca, con medio centenar de colchones para los alrededor de 200 'sin techo' que duermen en las calles de Palma. El primer día se llenó, por lo que el Ayuntamiento preparó ayer el polideportivo de Son Moix con 50 plazas más. Un grupo de bomberos lo equipó con colchones, almohadas, sábanas y mantas donados por dos hoteles de Mallorca. El área de Bienestar Social respondió así a la solicitud de ayuda ante la crisis por parte del Consell y el Govern.

Compartir el artículo

stats