Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Hay que explicar la situación a los niños sin esconder información"

El 'pollencí' José Luis-Reig ha puesto en marcha un servicio gratuito de asistencia psicológica

El psicólogo José Luis-Reig, durante el programa de radio emitido el lunes.

El psicólogo José Luis-Reig, durante el programa de radio emitido el lunes. radio pollença

José Luis-Reig es un psicólogo de Pollença que, junto al ayuntamiento y la radio municipal, ha puesto en marcha un servicio de atención psicológica gratuito y con asistencia domiciliaria que estará en vigor mientras dure el confinamiento decretado por el estado de alarma. El objetivo es resolver dudas y necesidades psicológicas a través de correo electrónico y WhatsApp, sin cerrar la puerta a una atención presencial si el caso lo requiere.

El servicio se ofrece en el marco deontológico del colegio de Psicólogos, por lo que se garantiza la confidencialidad y el secreto profesional. Además, Reig, que hace un llamamiento a otros psicólogos para que se sumen a la iniciativa, protagoniza una serie de programas de radio en la emisora local con la posibilidad de recibir preguntas anónimas de los oyentes. Las emisiones se estrenaron el pasado lunes con un gran éxito de audiencia.

El profesional explica que se trata de un servicio de psicología clínica que actualmente tiene una gran demanda, teniendo en cuenta la situación extraordinaria que vivimos, ya que "puede tratar problemas de ansiedad, depresión, estrés o trastornos más graves; cuando la gente hace cosas a las que no está acostumbrada, fuera de su zona de confort, confinada en casa, es cuando puede tener estas sensaciones que desconocía", explica.

Reig, que ahora dedica todas las mañanas al servicio psicológico gratuito, mientras que por las tardes atiende en su consulta privada, explica un ejemplo del tipo de dudas que resuelve en el ámbito del servicio implantado en Pollença: "una chica me llamó ayer porque estaba muy ansiosa debido a que su madre se dedica a encender velas a un santo que tiene en casa y no quiere que su hija la visite, pero la-realidad es que el problema es de la chica y no de su madre, que tiene un factor de seguridad en las velas, y eso la ayuda; en cambio, la hija tiene que buscar sus propias ayudas. Y el hecho de que no quiera visitas también da la razón a la madre, porque pertenece a un colectivo de riesgo".

El psicólogo responde a las dudas aportando una serie de técnicas y pautas que ayudan a mejorar la convivencia familiar en estos días de reclusión forzada.

Convivencia con niños

Una gran cantidad de dudas planteadas al psicólogo están relacionadas con la convivencia con los niños y niñas durante el confinamiento. Reig apunta que es esencial que "haya una estructura y una coordinación entre los adultos de forma que no todo el tiempo cargue a los pequeños uno de los miembros de la pareja, las tareas deben repartirse para que los dos tengan tiempo libre; en caso contrario, la casa será un desastre".

Además, añade que hay que establecer pautas de comportamiento y ofrecer información "contrastada" a los niños. "A veces miramos la tele y ante las noticias tenemos una reacción emocional que ellos no entienden; en estos casos hay que explicarles la situación de forma coherente y adecuada para la edad que tienen; en ningún caso hay que esconderles información". El psicólogo recomienda que, antes de hablar con ellos, "hay que manejar nuestras propias emociones y nervios". No mentir a los niños es "muy importante", igual que "pedirles qué han entendido de lo explicado".

La convivencia en pareja también es otra de las preocupaciones que más expresa la gente que ha utilizado el servicio psicológico. "Es un confinamiento inédito, y en muchas ocasiones vienen pensamientos negativos que provocan que la gente no esté bien consigo misma, por lo que se distorsionan las rutinas, el sexo, todo lo que tiene que ver con las relaciones humanas", explica Reig.

En este caso, las recomendaciones que aporta el colegio de Psicólogos están relacionadas con el mantenimiento de las rutinas diarias. "Si normalmente te levantas a las 7, no te levantes ahora a las 8, porque si esta situación dura 15 días o tres semanas, llegaremos a crear unos hábitos disfuncionales que después serán difíciles de resolver para volver al día a día", apunta Reig. Por ello, es básico mantener las rutinas anteriores, al igual que dedicar más tiempo a la alimentación y "respetar" a la persona con la que se convive. "El respeto es fundamental y está por encima del resto de pautas; los nervios y las dudas deben entenderse mejor ahora que en la vida cotidiana", añade.

El espacio de confinamiento

Otro factor importante para sobrellevar la cuarentena está relacionado con el espacio físico. "Siempre hay que tener en la casa, a pesar de que sea un piso pequeño, un lugar para la propia intimidad; no hace falta siempre estar todos juntos". El orden y la luz natural son factores que ayudan a soportar el encierro.

El profesional apunta que psicológicamente es diferente el hecho de convivir en un espacio pequeño o en una casa de grandes dimensiones. "Influye mucho, hay gente que prefiere un piso pequeño porque todo el día está fuera, pero ahora que hay que confinarse en este espacio reducido, es como estar en una prisión porque te quitan el refuerzo primario, que es la libertad; esto debe ser manejado de forma coherente y con el consejo de los profesionales".

Reig explica que es fundamental "crear pequeños refuerzos: si se trabaja desde casa, es importante descansar un poco cada hora". El psicólogo alerta de que el confinamiento, si se alarga, podría crear algún trauma. "Para evitarlo, hay que intentar atender las pautas ofrecidas por los profesionales; de esta forma, el trauma se disipará antes de que aparezca". Por último, apunta que es fundamental "pensar que esa es la realidad y aceptarla".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats