Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adicciones

Baleares vuelve a recortar la venta de tabaco frente a la subida estatal

Las islas han rebajado el consumo en más de un millón y medio de cajetillas en un año

Las ventas de tabaco en Balears suman tres años consecutivos con evoluciones a la baja.

Las ventas de tabaco en Balears suman tres años consecutivos con evoluciones a la baja. B. Ramon

"El tabaco sigue siendo el principal origen de las muertes por cáncer", rezaba el titular de la información publicada el pasado día 5 por Diario de Mallorca. El dato positivo es que la venta de ese "origen" está evolucionando a la baja en las islas, a diferencia de lo que sucede en el conjunto del país. Según los datos facilitados por el ministerio de Hacienda, durante el pasado año se vendieron en Balears 86,6 millones de cajetillas de cigarrillos, con diferencia la modalidad más demandada, claramente por debajo de los 88,2 millones de 2018. Eso supone que por tercer año consecutivo se mantiene una evolución a la baja, frente a la subida que a nivel estatal se registró durante 2019.

El último repunte en las ventas de tabaco que se produjo en las islas corresponde a 2016, año en el que se comercializaron 90,5 millones de cajetillas (2,4 millones más que en el ejercicio anterior). A partir de ese momento, la evolución a la baja se ha mantenido, con 89,3 millones de cajetillas en 2017, 88,2 millones en 2018 y los 86,6 millones con los que se cerró el pasado año.

Este descenso se produce pese a que la población de las islas no ha dejado de crecer, aunque en el caso de 2019 coincide con un ligero recorte en el número de turistas llegados al archipiélago. Pese a ello, también hubo una bajada en 2018, año en el que todos los indicadores de población y visitantes mostraban incrementos.

Pero el alcance que las medidas para limitar el consumo "del principal origen de las muertes por cáncer" han tenido en las islas alcanza mayor relevancia a medida que analiza con mayor perspectiva. Porque en 2003, la cifra de cajetillas comercializadas en el archipiélago fue de 203,7 millones, ejercicio en el que la cifra de habitantes y de visitantes era muy inferior a la actual. En poco más de tres lustros, ese volumen de tabaco vendido se ha reducido en más de la mitad. Hay que recordar que en 2005 comenzaron a aprobarse medidas para limitar su consumo en Balears, con la exigencia de espacios para no fumadores en locales como restaurantes.

Como se ha indicado, la evolución de Balears en la venta de cigarrillos ha corrido en dirección opuesta a la española. En el conjunto del país se vendieron durante el pasado año 2.242,9 millones de cajetillas, frente a los 2.231,2 millones de 2018.

Las comunidades que muestran un aumento en la venta de tabaco son Andalucía (con una subida muy notable), Castilla-La Mancha, Cataluña, la Comunidad Valenciana, Extremadura, Navarra y País Vasco. Por contra, además de en Balears, desciende en Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Galicia, Madrid, Murcia y La Rioja.

Otras modalidades

Los cigarrillos suponen la modalidad de tabaco con mayor demanda, pero no la única. Y en las islas también se da una evolución a la baja en el caso de los cigarros. Durante 2019 se vendieron en Balears 47,8 millones de unidades, por debajo de los 50,5 millones del ejercicio anterior, aunque por encima de los 35,8 millones de 2003. La diferencia en este caso es que este producto también ha visto recortada su demanda en el conjunto de España durante el año pasado.

Por contra, la comercialización de picadura para liar sigue creciendo en las islas, con la venta de 317.731 kilos durante el pasado ejercicio, frente a los 309.240 de 2018. Este producto alcanzó sus mayores niveles de consumo durante los primeros años de la crisis, y pese al ascenso de 2019, su demanda se mantiene por debajo de la que se dio en 2009.

Finalmente, durante el año pasado se vendieron en Balears 31.306 kilos de picadura para pipa, con un notable crecimiento en relación a los 25.014 kilos de 2018.

500 millones de euros

El tabaco genera en Balears un negocio de 473,8 millones de euros. Ese es el valor de las ventas durante el pasado año, con un descenso próximo a los cinco millones de euros en relación a los 478,5 millones correspondientes a 2018, según el ministerio de Hacienda.

El peso que la comercialización de cigarrillos tiene en el consumo de tabaco se refleja en el valor de las ventas. En el caso de las cajetillas, este último fue en 2019 de 398,3 millones de euros, a los que hay que sumar los 14,2 millones de los cigarros, los cerca de 55,2 millones de la picadura para liar y los 6,1 millones de la picadura para pipa.

Estos importes quedan por debajo de los registrados en 2003, pero con un descenso relativamente reducido pese a que el volumen de producto comercializado se ha rebajado en más de la mitad, debido a que el precio del tabaco ha registrado fuertes incrementos a lo largo de estos tres últimos lustros, en paralelo a su fiscalidad y a la adopción de medidas para limitar su consumo y proteger la salud de los no fumadores.

Evolución desde 2003

En concreto, el valor de las ventas de tabaco en Balears durante 2003 fue de casi 493 millones de euros, de los que 451,1 millones correspondieron a los cigarrillos, 15,6 millones a los cigarros, 25,3 millones a la picadura para liar y 908.000 euros a la picadura para pipa.

Un dato a tener en cuenta: buena parte de estos importes va a parar a las arcas estatales, dado que el tabaco es el producto que soporta la carga de impuestos especiales más elevada, ya que el impacto fiscal equivale al 80% del precio final, frente al 51% de la gasolina y el 42% de las bebidas alcohólicas, según los datos facilitados por Altadis.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats