Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Han mejorado mucho en Son Llàtzer, en este parto me he sentido muy tranquila"

Juana María, madre del pequeño Sergio, cuenta las dificultades padecidas en sus cuatro embarazos

Una imagen de Juana María con el último miembro de la familia.

Una imagen de Juana María con el último miembro de la familia.

"En este parto me he sentido muy tranquila, han mejorado mucho. Ante cualquier duda, el doctor Tubau me lo explicaba todo y me he sentido vigilada al cien por cien en todo momento", explica agradecida Juana María, madre del pequeño Sergio, que el próximo día 20 cumplirá 3 meses de edad.

Sergio será el cuarto y último hijo, todos ellos varones, del matrimonio formado por Juana María y Sergio, una pareja residente en Manacor que fue derivada por su hospital comarcal al de Son Llàtzer por la complejidad que entrañaba el manejo del embarazo.

"Y este será el último hijo que tenga, ya no buscaré la niña (risas). Un nuevo embarazo entrañaría un gran riesgo porque mis anticuerpos cada vez toleran menos la sangre diferente de otra persona y atacarían con más ensañamiento sus glóbulos rojos. Me han dicho que un quinto embarazo entrañaría demasiado riesgo", reitera Juana María.

Ahora esta madre está pendiente de un TAC que se le tiene que realizar a su pequeño Sergio, prueba diagnóstica que no puede practicarse hasta que el paciente tenga al menos tres meses, fecha que se cumple esta misma semana.

Pero hasta entonces, el camino del neonato fuera del útero materno tampoco ha sido fácil. "Fuera de la barriga le han hecho dos cambios de sangre, una intervención larga que dura más de cuatro horas y durante la cual estás intranquila. También le han puesto plaquetas y han tenido que intervenir por las bilirrubinas, la directa y la indirecta, porque tenía las dos altas", revela la madre.

Tras nacer el pasado día 20 de noviembre con 2.230 gramos de peso, Sergio tuvo que permanecer veintiséis días en la UCI. No estuvo en una incubadora, porque nació con suficiente peso aunque con una pequeña malformación en el pulmón que deberá ser evaluada con la mencionada prueba diagnóstica.

Días muy largos

"Sí, se me han hecho muy largos todos estos días. Sobre todo por los dos cambios de sangre que le han tenido que hacer. También nació con un exceso de hierro que le ha afectado al hígado. Hoy sigue sin tomar este mineral ya que lo sigue teniendo en exceso", continúa Juana María.

Esta madre repasa sus tres partos anteriores y detalla que "el primer parto fue bien porque mis anticuerpos que atacan los glóbulos rojos del bebé no se despertaron hasta el final del embarazo". Con el segundo fracasaron transfusiones que se le realizaron fuera del útero y requirió EPO (una hormona renal cuya función es mantener constante la concentración de glóbulos rojos en la sangre) y un ingreso de urgencia en Son Llàtzer que se prolongó durante 15 días tras la negativa del PAC de Llucmajor, localidad donde residía la pareja entonces, a inyectarle la hormona.

"Con el tercero me provocaron el parto a los 8 meses porque el bebé venía con una anemia muy alta y precisó al nacer un cambio de sangre y EPO, pero estuvo un mes ingresado y todo fue súper bien", termina esta madre que no se arredra ante las dificultades.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats